Gamboa: Parque y Mi Pueblito

QUINTO / CUARTO DÍA:  

Piscina del Hotel Gamboa, Panamá

Antes, o quizá después del almuerzo, Joseph y yo dimos un paseo por las terrazas del hotel. Fue así que llegamos hasta la gran piscina y pude de esa manera leer el horario que se tiene para el uso de la misma. Ya había decidido que por la tarde pasaría a darme un chapuzón.

-Lo del chapuzón es un tanto exagerado, pues apenas me pasé el rato en uno de los extremos y muy pegado al suelo. Si, me estuve remojándome y de vez en cuando tratando de flotar con ayuda de unos pequeños cojines de goma que habían por ahí.

Luego del respectivo descanso Mr. Boss me pregunta si no iba a bajar a la alberca, pues sabe que me gusta, y la respuesta a la interrogante fue un rotundo si. Y como su intención era dormir sin compañía le pidió a Joseph que me haga compañía. Que yo podía estar ‘nadando’ y él (Joseph) leyendo.

Bajamos y buscamos un sitio disponible para sentarnos. No había mucho sol, ni tampoco muchas mesas desocupadas. Nos sentamos. Yo, de ver tanto turista junto me sentí intimidado, pero mi compañero me dio ánimos y de esa manera me levanté, me acerqué a la barra para pedir una toalla y luego de un rato me metí al agua.

Mientras estaba en la piscina recordaba nuestro cuarto día en Ciudad de Panamá. Recordé, pues, nuestra visita al Parque Metropolitano y a una especie de museo llamado Mi Pueblito. Para esos dos paseos no tuvimos que despertarnos muy temprano, aunque mis dos amigos son de aquellos que suelen despertar al gallo antes de que éste les despierte. Pues ya a primera hora de la mañana estaban alistándose para bajar a desayunar.

Parque Metropolitano, Ciudad de Panamá

El Parque Metropolitano es un sitio muy bueno para recorrer. Es una oportunidad de contrastar lo natural que tiene Panamá con la modernidad, pues en cierto punto del recorrido se puede ver los rascacielos de la capital panameña por detrás del verdor de la naturaleza. Llegamos a él en poco tiempo. El GPS nos guió bien. Paramos en una garita, preguntó Boss y nos indicaron que la entrada al parque estaba un poco antes. Retrocedió el carro y entramos a una especie de campamento campestre. Entramos a un local que en su interior había una pequeña sala y tres oficinas. Entramos a lo que era la tienda de souveniers. Mientras veía yo los productos que ofrecían mis dos compañeros de viaje adquirían el derecho a pase.

Después de esquivar a toda la gente que se encontraba en el umbral -personas que se habían dividido en dos grupos para hacer la excursión acompañados de un guía-, salimos y nos dirigimos al automóvil para tomar las cámaras y la botella de agua, además de otras cosillas que llevaba Joseph en su mochila. Me ofrecí para llevarla y con la negativa de Joseph la tomé y me la colgué. La caminata la hicimos sin guía y a nuestro “aire”. Empezamos con subir uno de los montes. El camino no estuvo tan mal, pero el cansancio (debido al calor) se hacía presente. A cada banca que divisaba me sentaba. Fue en este monte en donde se puede observar los grandes edificios capitalinos.

El descenso lo hicimos muy rápido. Ahora, era tiempo de empezar con el segundo recorrido. Tomamos un camino ‘rellenado’ con piedrecillas cercano a la carretera. Empezamos así la segunda subida. Fue aquí en donde yo ya no podía más con llevar la mochila. Joseph, muy observador él, se dio cuenta y me la pidió. El calor se acentuaba más y el sudor se hacía desesperante. Hicimos el recorrido muy bien. Llegamos a la cima del cerro desde donde se pueden observar las esclusas de la estación de Miraflores (Canal de Panamá). Finalmente, al terminar el camino, llegamos hasta la garita de control a la cual ya habíamos estado. Muy cerca había un baño. Entro. Salgo y me encuentro con una charla de sociedad y economía. Si no hubiera estado agotado quizá participaba más.

Anuncios

Moyobamba III -2da parte.

Reservados los Derechos de autor

Me tocó bajar de la camioneta y acercarme al señor ese que a simple vista parecía un guardabosque o un policía de estación. Luego, del saludo pertinente paso a preguntarle si ibamos en el camino correcto hacia la catarata Paccha -y es que la lechera que habíamos trasladado antes nos había dicho que debíamos llegar hasta una casita y ahí dejar el auto a cuidado de los residentes.

Voltié y dí la señal que esperaban Joseph y Boss. En pocos segundos el tremendo carro estaba estacionado frente a la casa y en las propias narices del emulador de guardián.

  • -¿Cuánto debemos pagarle por dejar el coche y para que lo cuide? -le preguntó Boss.
  • -Lo que sea su voluntad -respondió el lugareño.
  • -Vale ¿alguno de ustedes tiene “calderillos” (monedas de bajo valor)? -nos preguntó
  • -Yo tengo diez soles en sensillo -respondí.

– Saqué de uno de los bolsillos laterales de mi mochila una bolsita negra de terciopelo que suelo usar para guardar las monedas que me sobran de la semana. Eran parte de mis ahorros que había logrado. Pero en realidad tenía once mas no diez. Luego de sacar dos monedas de 50 centimos entregué todas las monedas, sin fijarme que Boss había sustraido un sol más. Sin más le entregamos todo al señor.

Aquel día había amanecido algo nublado. Para cuando nos encontrabamos en dirección a la catarata ya hacía un abrasador sol que calentaba hasta los huesos. Soplaba una suave brisa humeda. A cierta distancia se podía oir las aguas correr. Los silbidos pajariales se hacían cada vez más presentes. La sombra de los árboles alrededor nos daban auxilio del sofocante resplandor solar. Y nos guiaba un camino de piedras que se perdía en algunos tramos.

Poco antes de la mitad del trayecto nos llevamos menudo susto. Un incontrolable perro venía a paso de trote hacía nosotros; se hacía acompañar con un descalabrador ladrido. Yo ni siquiera voltié a verle, así que nunca me enteré de como había sido nuestro eventual atacante. Pero logré oir un ladrido más, al parecer de un perro mucho más tímido que el corajudo can.

En el poco tiempo que duró ese inesperado encuentro con el perro mi alma se salía de mi cuerpo, por momentos quería echarme a correr, quería detenerme, quería que el momento pasase sin ninguna novedad. Los segundos se hicieron minutos y éstos horas.

El ambiente se hacía cada vez más húmedo. Las sombras se hacían cada vez más prominentes. El camino se hacía cada vez más estrecho y resbalozo, sin dejar de mencionar que se tiñó de riesgo y vértigo. Y la caída de agua se hacía cada vez más sonora, sin duda nos acercábamos a la Paccha, esa que en las fotografías de las guías nos la presentan como espectacular.

A poca distancia del final de la travesía llegamos a un sitio en el cual no había algo en qué sostenerse sin perder el equilibrio ¡Vaya, en qué me he metido! Me acorbadé señores, pero Boss y Joseph me insistían a que siguiera y sin esperar tanto Boss me extendió la mano para darme seguridad y sólo así me animé a continuar con el andar.

No fue lo que esperabamos ver. Cada uno de nostotrsos tenía una idea distinta pero con una sola mirada: la de un visitante que cree en lo que las guías nos cuenta y muestra. Pero bueno, no estuvo tan mal, al menos pudimos sentir la naturaleza muy de cerca y tomarnos algunas fotografías o hacer algún video para retener el momento.

De regreso, pasamos nuevamente por aquellos ratos: el tramo sin seguridad y el ataque sorpresivo pero esperado por nosotros del perro campechano.

LLegamos hasta la portada del local de los Baños termales que según dicen son medicinales. Ninguno de mis dos compañeros les provocaba entrar y a mi tampoco -a ellos porque resaltarían entre tanta piel morena de los lugareños y yo porque estaba demasiado cansado y sin ánimo de remojarme entre tanta gente-.