Las niñas de mis ojos

cantante-ninaSon dos las niñas de mis ojos: Natalia y Camila. La segunda es hermana de mi hermano, de la que hablaré próximaente.

Trataré de ser lo más objetivo posible al hablarles de una encantadora niña, de la que tengo suerte me quiere tanto como yo a ella. Esa niña es Natalia, que por ser hija de mi primo no es considerada sobrina, sino prima de segundo grado; y a la que suelo llamar cariñosamente “mi pipita”. Tengo muchísimo que hablar de esta angelito, tanto que no sé por donde empezar.

Empezaré con decirles que el pasado Martes 14 suena el teléfono de casa por la mañana. Era mi primo Martino que llamaba para saludar y decirnos que Natalia estaba muy entusiasmada y presurosa por viajar a Talara para pasar algunos días de sus vacaciones en mi casa. Yo feliz con esa noticia y no dudé en ofrecerme para irla a traer. Fue así que al siguiente día, muy temprano en la mañana, me despierto, me visto y salgo para el terminal de buses para tomar el autobús que me llevaría hasta Piura.

Después de un trayecto de dos horas por fin llegué a la capital de la región y como el departamento que renta actualmente mi primo en aquella ciudad queda muy cerca al paradero de buses me fui caminando hasta llegar. Toco la puerta y abre la puerta la esposa de Martino -ya desde abajo se oían los gritos de alegría de Natalia y su hermanito- me ven y corren a abrazarme.

Me quedé con los dos niños casi toda la mañana, pues su mamá se encontraba en una reunión de trabajo. Luego, los acompañé al médico para que examninaran al hermanito de Natalia. Así se pasaron las horas hasta que llegó la noche, y con ella mi primo a la casa después de su jornada laboral, y yo con Natalia al terminal de buses para regresar a Talara.

Era  la primera vez que viajaba yo con tanta responsabilidad -no es fácil llevar de un sitio a otro a una niña-. Pero todo salió bien y por eso Natalia se pudo quedar cuatro días como huésped en mi casa.

Ayer domingo llegó su papá con la intención de llevarsela con el, pues dice que su hermanito la extraña -pero se olvidó mencionar que el también le echa de menos-. Y no es por poco pero Natalia es una niña que se roba el cariño de quien tiene la oportunidad de conocerla, y sobretodo, de oirla hablar.

Es inteligente y muy conversadora. Disfruta con peinar y maquillar a quien se lo pida -y claro le de lo necesario para que ella lo lleve a cabo-. Siempre, ya sea antes de comer o antes de irse a dormir, ora a Dios en agradecimiento y le pide por cada uno de su familia. Es encantandora como ella misma, inquieta cuando está alegre y obediente cuando le conviene -como cuando hay de por medio un dulce premio-.

Disfruta con cantar,pintar y de vez en cuando bailar. Le encantan los dibujos animados y por tal gusto se puede pasar horas sobre horas frente al televisor espectandolos. Es de muy poco comer, pero si de bastante sed.

Y, bueno, llegó el momento de dejar de escribir por hoy… debo descansar porque ya es un tsnto tarde para mi.

Anuncios

Especulaciones

Hoy al despertar en la mañana, uno de mis hermanos me  hizo algunas preguntas: ¿por qué eres tan descarado al escribir respecto a tu vida? ¿tus amigos no se enojan cuando escribes algo sobre ellos? ¿qué te hace escribir tanto?… y muchas otras interrogantes que las encuentro sin importancia alguna como para hacerlas públicas.

Como aun estaba más dormido que despierto, le pedí un tiempo de tregua (el que utilizaria para ducharme, cepillarme los dientes y desayunar). Ese tiempo fue un poco más de cuarenta y cinco minutos, y les aseguro que no demoro tanto en la ducha como si ocurre en el comer. Luego de ducharme, secarme el cuerpo, vestirme y cepillarme los dientes, pasé a la cocina (que es mi lugar favorito para desayunar, almorzar y cenar) en donde me tomé el tiempo suficiente para deleitarme con el sabor de la leche fresca, con el olor del pan recien salido del hornito y reposar un poco.

Sinceramente no tenia muchas ganas de dar explicaciones a nadie, y menos a mi hermano, que jamás ha demostrado interés alguno por como me pueda yo sentir al amanecer o al anochecer. El es feliz con su vida y yo, bueno, yo trato de serlo también con mi cruz. Y, como ahora ya contamos de nuevo con el servicio de televisión por cable, es que me asigné de encender el televisor y ponerme a oir las noticias del día (creía que ya habia despistado a mi inquisidor del día). Estando yo muy concentrado observando cada detalle de las imágenes que pasaban en un reportaje por el inicio de las vacaciones veraniegas por esta zona, reaparece en escena el: de unos centímetros más del metro ochenta, fortachón, medio despeinado, sí era mi hermano.

3397_interrogatorioMi objetivo en ese momento era no dar explicación alguna a el, entonces se me iluminó la mente. Me supuse que el no respondería a la pregunta que yo le hiciese en el instante, así que le pregunté “¿de dónde te nace el interés repentino por mi?; no me equivoqué al pensar que se negaria a responder (pues el no venía en son de paz, sino a criticarme y como le conosco, es que puedo atreverme a afirmar que jamás responderia que lo hacia porque me quiere). Al no querer darme una respuesta es que yo aprovecho y le digo “que así como el tiene derecho a no querer decirme el porqué de su interés, yo también soy libre de tomar mis propias decisiones, y había decidido no responderle nada”.

Estoy más que seguro que navegando por la internet es que el ha llegado hasta mi blog; y estoy cien por ciento segurisimo de que le aterra que alguno de sus amigos “machotes” le empiecen a fastidiar si es que su hermano mayor es o no es gay. La idiosincracia peruana es de temer señores, y más viviendo en una ciudad tan pequeña como es Talara (más que ciudad parece un infierno por ser un pueblo chico).

Hermano, no quise dar respuestas a tu interrogatorio mañanero, no porque yo sienta verguenza del tipo de vida que yo he elegido vivir o por mi opción sexual, sino porque sabía que eso acabaria en un reproche por tu parte y eso que parecería iba a ser una conversación acabaría en una discusión en donde ambos resultariamos lastimados.

Sólo decirte que no tienes de qué avergonzarte, ni tu ni nadie de la familia (demás hermanos y padres) porque como le prometí a mamá no haré nada que los averguence en la vida. Esa promesa que hice fue como una especie de agradecimiento por haberme aceptado tal y como soy. No me arrepiento de haber prometido eso porque no me cuesta nada el comportarme como todo un hombre hecho y derecho -aunque en ocasiones me haya torcido un poco jeje-. La crianza que hemos tenido tu y yo es distinta pero tiene la misma base -aunque a ti y a mi otro hermano menor les hayan permitido hacer mas cosas que a mi y a mi hermana-.

A mi no me averguenza hablar de mi propia vida privada, es más yo no tengo vida, sólo voy por el mundo sobreviviendo a esta cuesta tan pesada que es el vivir. No soy descarado al escribir tampoco, sólo escribo lo que siento, veo o percibo con mis sensaciones o emociones.

deldespertarEn relación a que si mis “amigos” semolestan o no cuando me refiero a ellos en mis escritos, pues creo no causarles el daño que que si estoy seguro se puede provocar a través de la escritura. Yo en ninguno de mis escritos hablos mal de nadie, trato de ser lo más responsable cuando me pongo a escribir. Además no utilizo los nombres verdaderos de las personas que están o comparten una realidad conmigo. De esto último es que me sirve como escudo de defensa, ya que al compartir una realidad con alguna persona, tanto el o ella como yo tenemos derecho a querer olvidar cada experiencia o tomarla para algo más útil.

Y ¿qué me hace escribir tanto? pues como me dijo alguna vez Pedro: “un escritor va por el mundo reuniendo cuadros, imágenes para luego hablar de ellas”. No deja de tener razón, y es que yo voy por alli, cuando salgo de casa o cuando no, reuniendo situaciones, emociones -muchas veces tristonas- entre otros motivos que me provocan el escribir. No con esto confirmo lo que ya me dijo Joseph -y que lo menciono en mi escrito “Mariposa ilusionada” de que utilizo a las personas como personajes de mis novelas… eso ¡jamás! porque yo no soy quien provoca las situaciones para luego escribir, pues no. Lo que me hace escribir es transición que se provoca de una idea a no hacerse realidad, en otras palabras de mis ilusiones rotas.

encarceladoMe pregunto que será de la vida de Pedro. Hace mucho que no se nada de el, y el no poder escribirle algo, por evitar que se provoque alguna discusión entre el y su pareja, me pone medio triste… Pedro si llegases a leer este escrito, espero que te encuentres bien y que ya no te sientas tan encarcelado como me decias estar viviendo en Lima… sabes que en mi tendrás a una persona que siempre estará dispuesta a ayudarte en lo que sea, pues me caiste super bien y congeniamos mejor.

Ahora corto este escrito porque hoy deseo dormir un tanto más temprano que otras noches. Más tarde debo ponerme a lavar mi ropa y hacer limpieza a mi habitación.

Tres días

Tres días han sido suficientes para poderte ver mejor, dijo un ciego; tres días han sido suficientes para poder oirte mejor, dijo un sordo; tres días han sido suficientes para sentirte más cerca de mí, eso lo digo yo.

Tres días, tiempo suficiente para saber lo que quiero; y te quiero a ti, solamente a ti.

Tú que siempre estuviste presente en mis peores días, tu que aguantaste cada desprecio por parte mía, tú que me hiciste ver la realidad tal y como es, tú que reventaste la burbuja de la cual yo no podía escapar, tú que sacaste la venda que llevaba puesta sobre mis ojos, tú que me hiciste olvidar el pasado, tú que curaste la herida de la que era presa mi inexperto corazón, tú que nunca te alejarás, tú que siempre me llevas presente en tus pensamientos, tú que probaste que después de la tormenta siempre sale el sol… y ese sol eres tú.

solcito

Tú que me das vida con los rayos que centelleas y que, poco a poco, van calentando este corazón que algunas vez estuvo totalmente congelado; tú que empiezas a iluminar el camino que he escogido seguir, que a la distancia haces sentir ese calorcito de cariño que tanto me hace falta; tú que alejas cada tiniebla existente, pues cuando te veo siento que irradias un sentimiento sincero que ilumina la oscuridad en la que me encontraba.

Recuerdo cuando te conocí en Macchu Picchu, hace ya varios años atrás; habías ido con algunos primos y tu hermano mayor. Pasaste por mi lado sin saber que al igual que tu estaba tan perdido. Un “lo siento” fue lo primero que me dijiste después de haberte tropezado conmigo. Luego de ello tomamos caminos distintos hasta que nos volvimos a encontrar en el hotel. ¿Casualidad? quien sabe, te digo que me dio mucha alegría el volverte a ver pero, sobretodo, saber que tu estabas alli hospedado y que tenía la oportunidad de conocerte mejor.

tg012

Y vaya sí que valió la pena. Desde aquel día hasta hoy ya han pasado siete años, tiempo en que te he conocido y me has conocido con detenimiento, también, tiempo que perdí por estar interesado en otra persona y no ver que tenía al lado a una bella personita, esa persona eres tú.

Hoy siento mucho más que un cariño por ti, y pienso en ti como uno de los seres más lindos de la creación; hoy me siento capaz de decirte que eres lo mejor que me ha pasado en lo que va de mi vida. Desde hoy quiero hacerte feliz en todos los momentos que pasemos juntos; quiero demostrarte que si, estoy decidido a pasar todos los días de mi vida a tu lado. Quiero dedicarme por completo a ti; quiero que estés seguro que el pasado, pasado es; y que desde hoy me dedicaré a tiempo completo a hacerte feliz.

No dudes que hoy más que nunca te quiero mucho; quiero que hoy todos se enteren que estoy más feliz que nunca, que soy una nueva persona, que por fín encontré la brújula que me hacía falta para retomar el rumbo correcto, esa eres tú.

1297129800_812d1900ef

En una oportunidad me dijiste: “la despedida es un punto final que se pone a cada etapa vivida y el punto que da inicio al comienzo de algo nuevo, es dejar a la persona que uno aprecia y que no desea retener por el bien de esta…” Gracias por darme la oportunidad de despedirme de mis recuerdos, de dejar atrás todo lo que ya pasó.