No tengo palabra

No es para sentir orgullo escribir un post en el que hago público (después de algunos días) que fallé a una promesa que le hice al Dios Creador de todo lo maravilloso que puede verse en la naturaleza.

Todo empezó a mediados del mes pasado (febrero de hace unos años atrás) Cuando me informaban en casa que éste año para mí no habría dinero para inscribirme en la universidad. El mundo, mi mundo, se venía abajo en grandes trozos de expectativas y deseos.

Si bien es cierto que en el Perú hay cada vez menos oportunidades de conseguir un trabajo a cuenta propia -porque si no tienes un ‘amigo’ que te aprecie en algún medio de comunicación lo más probable es que la oficina sea el carro que por las noches se convierte en uno de los tantos taxis que hay en la ciudad. Yo, personalmente, tengo el ánimo y anhelo de llegar a ser un escritor en vez de un escribidor o un periodista (aquí en mi país).

Después de oír ese mal aviso de mis padres y de ingresar a la intranet de la facultad y no tener acceso a elegir mis cursos e inscribirme, la preocupación invadió mi mente. Con ella empecé a maquinar la manera de conseguir la cantidad necesaria para empezar a estudiar un nuevo semestre.

Lo primero que pensé es que por mis propios medios (como ser humano imperfecto y predeterminado por Dios) no podría conseguir el dinero. Las ideas escapaban de mí, era imposible conseguir la paz necesaria para pensar en alternativas de solución para mi problema. Fue así que acudí a Dios, lo único divino existente.

Sabido es que a Él le agrada que sus hijos sacrifiquen algo a cambio de los pedidos que se le hagan. Con esa creencia le prometí que no volvería a ver videos para adultos en lo que va del semestre, o al menos en el primer mes de estudios.

Creo que por esa promesa es que Él accedió a ‘ayudarme’ y por eso pude conseguir el dinero para matricularme y empezar a estudiar.

Pero ayer (lunes 12) después de enterarme que la clase de la tarde se suspendió, decidí salir del campus para comprar la copia del libro que han dejado que han dejado para la asignatura de redacción. Fue así que terminé el día sentado, frente a la pantalla, siendo espectador pasivo de distintas escenas de sexo entre hombres.

Sí, señores fallé! falle a lo prometido a nuestro Padre Creador. Por tal razón me siento desmesuradamente avergonzado. Es una vergüenza propia y la vez ajena a lo que mal he hecho.Dios no merece que alguien como yo me haya valido de su ‘ayuda’ para beneficiarme y no poder siquiera sacrificarme por Él a manera de agradecimiento.

Ahora, como su siervo, me tocó esperar el castigo que muy merecido merezco por haber faltado a mi palabra y de esa manera haberle fallado.

Anuncios

Solo momentos

Hace algún tiempo, en uno de esos momentos de depresión, la necesidad de poder aminorar la pena que sentía por aquel entonces me obligó, y por recomendación de quien era mi psicólogo, a aperturar una cuenta en esta web de blog´s. No recuerdo cuánto es que ha pasado de días, semanas o meses desde que me senté frente a mi computador personal -por ese entonces uno de modelo convencional- y empecé con la escritura de casi mi vida personal.

Lo he contado casi todo. y lo que no es porque ha sido poco interesante o, como en estos últimos días, no he tenido ni tiempo para respirar. Han sido pocas alegrías, muchas penurias, pero siempre, y lo recalco y escribo en mayúscula SIEMPRE he escrito con los sentimientos a flor de piel… y quizá ese sea mi problema.

Escribir con la pluma llena de tinta gris o de un tono multicolor -que resultó ser solo ausencia de una definición emocional- no me había ocasionado tanto lio hasta que me enteré que en vez de un perfil escribía una biografía, o en lugar de redactar una crónica componía una relato fofo y aburrido.

Personalmente considero que mi pluma es tan mágica como mis estados de ánimos. Pluma que, como diría un buen amigo mío, “siempre va a dos o más pasos de mis ideas”. Es verdad señores y soy lo suficientemente ´valiente´ para reconocerlo.

Y como para seguir con ese proyecto de valentía debo reconocer también que no me he esforzado lo suficiente, ni he prestado la atención necesaria en mis clases de redacción 4. Y ahora me tocará enfrentar las consecuencias de aquella irresponsabilidad que en estos momentos de mi vida es un pecado, casi pero casi mortal.

Es demasiado caro el pago que deberé realizar por mi ineptitud e idiotez. Entre ellas está llevar por segunda vez el curso; otra es que me atraso un tanto más en mi tan ansiada graduación, y la más importante es decirle a mis padres que no rendí en ese bendito curso.

¡En fín! será un momento más en mi vida…

Cumbemayo. Un bosque de piedra

Esta es la enésima entrega que subo a la red ¿Motivos? Pues muchos; entre ellos el poco tiempo que me deja los estudios y el cubrir la información por casi toda Piura, además, está el hecho de que me cuesta un tanto ser objetivo en este capítulo de la travesía juliana al lado de dos amigos entrañables, y es que para mi fue un ejercicio casi sobrenatural jeje.

Pero en sí está el hecho de que las visitas al blog han caído estrepitosamente. Ahora no pasan a las treinta leídas por día. Al parecer no les gusta lo que cuento en los post relacionados al viaje. Como sea seguiré escribiendo y contando lo que recuerdo de aquellos días.

El tiempo pasaba y el sol se hacía sentir a cada momento que pasaba. De tal manera que el frío se disipaba y gota a gota el cuerpo entraba en calor. Dentro de mí crecía la incertidumbre de quitarme o no la camiseta manga larga que llevaba puesta; si lo hacía los rayos solares quemarían sin piedad alguna la piel de durazno de la que soy dueño, y si no me la quitaba mi peso corporal se “iría en agua”.

Me decidí por la segunda alternativa antes planteada, y es que la “bajada” no se notaría en mí por lo delgado que ya soy.


Seguimos descendiendo y descubriendo lo que para nosotros era desconocido hasta ese entonces. El terreno se hacía un tanto más agreste, las rocas se presentaban cada vez más altas. Pasamos por senderos que por ratos se perdían, caminamos siguiendo el curso de lo que alguna vez fue un acueducto inca, veiamos jeroglíficos de crucez -que según el guía hacían referencia a las creencias espirituales de los antiguos pobladores de la zona-, hasta llegar a la “roca de sacrificios”.

Por esas trampas que tiene el destino a cada uno de nosotros, Joseph cae en una. Vaya, que metió la pata literalmente, sin darse cuenta que había un agujero en su camino sumergió bruscamente el pie derecho, bueno hasta la rodilla. No fue nada, o algo parecido fue lo que dijo, pero muy admirablemente siguió con el curso del paseo.

Menos mal y ya faltaba nada para acabar con la ruta del Cumbemayo… pero aún faltaba una visita más, sí la de la cueva.

Vigía

Cuando era cachimbo me dijeron que en las redas me iban a revolcar. No es para menos. Hasta el momento es la cadena de curso de facultad que más trabajo me está costando pasar.

La cadena empieza con el Análisis y Redacción de textos (1 y 2 respectivamente). En el primero se da un repaso general por las cinco clases de textos que existen en el mundo de las letras, pero, se profundiza mucho en lo que es un texto expositivo.

Ya para la segunda parte del Análisis y Redacción se nos enseña a redactar textos descriptivos y narrativos ¿Suene fácil? nada más alejado de la realidad, a mi, personalmente, me demando mayor esfuerzo realizar narraciones que descripciones. Gracias a la excelente profesora que me enseñó no hubiera sido capaz de captar los conceptos dados en clases; y el haber hecho escritos de tal índole me llena de orgullo de mi mismo.

A la profesora “Casas” se le empieza odiando, pero al terminar los dos cursos se le acaba queriendo y apreciando, y es que su exigencia nos sirve para esforzarnos el doble y logremos dar mucho más de nuestra capacidad nata.

Luego de tan extraña introducción les cuento que en este preciso momento me ha tocado vigilar a una parte del grupo de Redacción 1 ¡vaya caras! Me provoca darles ánimos a los muchachitos recién llegadosa la vida universitaria (que en realidad ya deberían estar en el 2do año de estudios) pero debo tragarme esas ganas tontas de solidaridad.

En realidad nunca pasó por mi cabeza, ni imaginé jamás que lleagría a cuidar a los chicos de la Primera redacción. Nunca pasó por mi cabeza porque me costó muchísimo pasar el curso.

Hoy en d{ia me encuentro en el curso de Redaccion periodística. El curso no demanda tanto esfuerzo mental, pero si mucho esfuerzo físico uy entrega casi total a la actividad periodistica.

Ahora debo dar por terminado este post, pues en cualquier momento entrará la profesora Casas y… Se acaba de ir la profesora. Vió que estaba escribiendo y no dijo nada ¿Habrá sido un milagro acaso?

Reporteritos.info_rmación

Por mucho tiempo anhelé llegar al capítulo de la redacción en la que se nos enseña a elaborar noticias: desde la volada, pasando por el titular y llegar al lead (a cada uno de los trece tipos existentes). Este, cuando por fin lo he logrado, me siento bastante atemorizado por el curso. Quiero pasarlo, debo aprobarlo… ¡eso espero!

Reporteritos.info es el nombre elegido para la página web del dominio que ha sido adquirido por mi facultad en la Universidad en la que estudio. Esta semana empezaremos ya a “movernos”, a ensuciarnos los zapatos, a buscar la noticia.

Por suerte mia he sido designado para redactar reportes en la sección Política. Qué plato fuerte señores. No a cualquiera le otorgan dicho espacio. Cualquier periodista desearía volverse un critico con diente filoso de la fauna politica peruana, y es que hay mucho material señores.

Personalmente siempre me ha agradado la política, siempre he querido participar en algun foro en donde se pueda hablar explicitamente y sin tabúes o restricciones. Este año lo he alcanzado y daré todo de mi, no seré un mediocre y cederé a los bajos instintos de la política. Sólo espero aprobar el curso.

Julio

viajero_maletasEste año las vacaciones de invierno se adelantaron por una razón de seguridad social:la gripe AH1N1. Así que salí de la Universidad faltando apenas un día para que empezara el mes de Julio.

Debo reconocer públicamente que Joseph tiene razón para cuando me dice que yo me siento más seguro dentro de casa, estando con mis padres y hermanos… es verdad Joseph, yo no quiero salir de casa por eso, porque soy un cobarde, porque no quiero ser lastimado nunca. Por tal motivo es que cuando veía pasar los días que faltaban para regresar a casa nuevamente yo ya estaba guardando mi ropa en maletas, y es que sentía mucha ilusión y la necesidad de estar “acompañado” -aunque tu siempre me hiciste compañia desde donde te encuentras y por una o dos horas charlando en el mensajero del Yahoo-… Eres mi mejor amigo! -por no decir el único.

Más tarde debo viajar para Piura, mañana empiezan mis clases, espero que este semestre me vaya mejor que el anterior. Confieso que no he tenido ganas de ir hasta el terminal de buses a comprar mi pasaje, y evitar una larga fila de compradores, pero no quiero ir.

Las vacaciones de Julio acabaron ya… pero empieza lo bueno, mis estudios.