Mi vida en soledad III

Si con Mauro reconocí mis sentidos y con Ed descubri mis sentimientos, con Genius desperté mis emociones. Si, esas emociones que suelen invadirnos cada que nos gusta alguien.

Mi naturaleza como ser humano es la de comunicarme, pero mi naturaleza como Augustus es la de presentarme tal y como soy en realidad -claro, cuando siento que la otra persona me inspira confianza-. Fue así que para cuando terminé mi noviazgo con Ed tenía la necesidad de hablar con alguien, no importando de dónde sea, ni la religión, ni la opción sexual, ni nada de esas cosas, sólo me fijaría en que si me parecía o no digno de saber como soy.

Ed, no sólo se ha llevado mi corazón, también, se llevó consigo mi ilusión por la vida y las intenciones de volverme a enamorar. No tenía, por ese entonces, ganas de nada. Caí en una terrible depresión. Adopté el noctambulismo como forma de vida, descuidé mis estudios y enfermé mi alma.

En una de esas noches de penurias y autocuestionamientos recordé que hacía un tiempo me había creado una cuenta en el Yahoo; me levanté de mi cama, encendí el computador y accedí a dicha cuenta. Como no tenía a nadie conocido en línea, me animo por entrar a una sala de chat. Conocí a tres buenos amigos: Joseph, Ale Am y Genius.

Esas tres personas se “tragaron” todas mis ciberpenas, si, porque ciberneticé mi sentir. Pero Genius resaltó entre ellos tres. Él mostró cierto interés hacía mi persona. Yo no quería saber nada y menos ilusionarme con un desconocido del chat. Pero sin darme cuenta me empezó a gustar, no dejaba de pensar en él, me parecía un sueño estar intercambiando fotografias muy privadas con alguien que apenas conocía, le conté todo respecto a mi, le conté mi desilusión con Ed, se lo dije todo.

Me atreví una noche a decirle que me gustaba. Me solía llamar…

Pero así como sin darme cuenta me empezó a gustar, así se empezó a enfriar la relación… y hace poco se ha congelado, sin esperanza de que se derrita eso bloque frio.

Anuncios

Hasta siempre Genius

Después de muchos días me he vuelto a conectar con este mi blog. En este momento tengo una terrible jaqueca, y es que no he podido dormir como es debido, y no porque me haya ido a dormir pasadas las tres de la mañana.

En los últimos tres días llevo conectándome por las mañanas a mis mensajeros -de Yahoo y de Hotmail- para conversar por alguno de los dos con mi amigo Joseph. Bueno, hoy, mientras charlaba con Joseph, entre a mi correo electrónico para ver que mensajes tenía pendientes de revisar. Grande fue mi sorpresa al ver que Genius había comentado algunas fotos de un tal José Luis; dichos comentarios no tenían nada de extreordinario, lo que si me sorprendió y me confirmó es que Genius estuvo el año pasado por Perú -comenté esto en uno de mis post pasados- y muy bien acompañado.

Al parecer no le interesé lo suficiente a Genius como para que él decidiera nos conozciéramos. Todo esto me pone mal, pero creo que no merece la pena que yo ande así. La era de Genius acaba de terminar, y no ha sido decisión mía, estoy seguro que no volveré a chatear, ni hablar con él…. muchísimas gracias Genius por devolverme en parte la ilusión de vivir.

Pensando… ¿acaso llegó el final?

En este momento tengo un terrible dolor de muela. Más temprano salí con mi sobrinta a comprarme una pastilla para combatir ese tormento bucal pero hasta el momento no ha surgido el más mínimo efecto.

Sin ánimo de exagerar. Pero el dolor de muela se vuelve insignificante comparado al dolor que siento de mi alma -si es que aun la tengo conmigo-.

No hay alguien que sea culpable de aquel dolor, pues el único culpable soy yo al haberme ilusionado y atrevido a pensar que podía pasar algo más que una amistad con Genius.

Hace más de un año que lo conocí y por aquellos primeros meses no le “veía” con otros ojos que no fueran de un simple contacto por el internet. Pasaron los días y con ellos los meses y fue creciendo en mi algo que era mucho más que un simple aprecio, que una admiración; por primera vez en mi vida me siento atraido por alguien del internet.

Como sostengo en mi escrito anterior, el se encuentra de viaje. No me aviso que se iria de viaje. He estado más de una semana viviendo preocupado por su repentina “desaparición”. Pienso que ese es el costo de no importale, ni significar nada en la vida de Genius.

Hace como una hora se conecté y como era de esperarse no dudé en saludarle casi de inmediato. Lo saludé y le pregunté casi inconcienteente donde se encontraba, a lo que me respondió que estaba en casa de su mejor amigo y que andaba con un dolor de cabeza terrible.

Hace unos minutos me percaté que hace dos días escribió en su encabezado del mensajero de hotmail: ¡Qé calor!. Yo que sepa en España están en invierno ¿a menos que haya viajado al Africa?

O está en Colombia, o está en México o está en el Perú.

Estoy pensando en que si realmente ya llegó el momento de decirle Adiós, pero esta vez sería de manera definitiva. Estoy seguro que me dolerá hacer eso pero es mejor empezar a sufrir ya y asi el tiempo nuevamente me curará una pena más.

¿Es momento de ponerle fin a una ilusión que no tiene futuro de hacerse realidad? ¿Es tiempo de guardarme nuevamente mis sentimientos? ¿Es verdad acaso que yo no puedo atraer a alguien?

Pienso que si fuera guapo, más inteligente, quizá si guardara silencio y no me atreviera a decir a nadie lo que yo pueda sentir, tal vez si pareciera un niño lindo de revista o a lo mejor si aparentara ser un “calabacito” -término peruano que quiere decir sin neuronas- Supongo que sería más atractivo para Genius o para cualquier otra persona.

Enamorado

enamorado-69597Ale Am es una de las personas que tuve la suerte de conocer hace mas de un año cuando por vez primera me aventuraba a vivir la experiencia de conocer gente por medio de una sala de conversación del Yahoo. Los otros dos que conocí son Genios y Joseph.

En esa época sentía la necesidad de poder hablar con alguien respecto al transe de haber estado acompañado a volver a estar solo en la vida. Y soy sincero, no recuerdo con quien charlé primero, pero con los tres me sentí y me siento hasta ahora en confianza y he llegado a sentir aprecio, una especie de cariño y claro una admiración muy personal para con Genios –todo ello en contra de lo que solía pensar sobre las relaciones formadas en el Chat-.

Ocurría, también, por aquel tiempo que Ale Am andaba atravesando por una situación parecida a que yo me encontraba; así que invertimos nuestro tiempo en tratar de “consolarnos” mutuamente. Lo único que nos diferenciaba era que él ya había asimilado la idea y yo estaba en proceso, hasta que…

Hasta que en una de las sesiones de conversaciones que mantuvimos por el Yahoo me dijo que se encontraba muy triste porque no podía estar junto a la persona que el quería. El nombre de aquel muchachito es Lucio, tiene un poco más de veinte años, estudiante, vive en país Centroamericano y desde ese entonces tiene novio –lo que martirizaba aun más a Ale Am-. Algo que se atrevió a mencionarme es que el estaba “pagando” caro lo que alguna vez hizo en su pasado: el de “jugar” con los sentimientos ajenos.

La verdad que no tengo ninguna intención negativa al mencionar este periodo en la vida de Ale Am. Me he atrevido a escribir sobre aquello porque estoy seguro que a el no le incomodará ya que estoy muy seguro que ha podido superar ese obstáculo que parecía ser difícil.

Por la tarde de ayer Domingo, estuve conversando un rato con Ale Am y me confesó que había conocido a un chico que le atraía un poco más de lo normal. Mexicano de nacimiento, pero vive en los Estados Unidos, trabaja en un prestigioso restaurante norteamericano, tiene 26 años de edad, vive con parte de su familia, sencillo de personalidad y muy cariñoso con el, entre otras cosas.

Yo a Rubén no le conozco aun, pero por la descripción que Ale Am me dijo pareciera ser lo que el ha estado esperando por más de diez años –tiempo que el no ha dormido con alguien-. Descripción casi subliminal que sólo se hace de la persona que a uno le vuelve loquito.

Todo señala que a mi amigo Ale Am le llegó el amor, pues me ha parecido que se encuentra enamorado, y eso me hace tan o más feliz como si yo tuviese a alguien a mi lado –y ese alguien fuese Genios jeje-. Al parecer me llegó el momento de “compartirlo”, pero eso me importa poco si para cuando tengamos la oportunidad de que charlemos lo pueda ver contento con la etapa que está empezando a vivir.

Sólo me queda decirte que te vayas a paso de tortuga Ale Am y que el enterarme que aun en estos tiempos se pueden formar parejas y que tu seas el protagonista de tu propia historia de amor me da mucha alegría.

¡Felicitaciones! – ¡Congratulations! – ¡Enhorabuena!