Padrino

En una oportunidad alguien me dijo que la religión era como una especie de palito, que en el momento menos esperado se llega a necesitar. A lo que respondí con una interrogante: ¿y si el momento de necesitar de ese palillo no llega?

En una clase de Teología me dijeron que la palabra Religión proviene de dos vocablos “Re” y ”ligare” cuyos significados son “volver” y ”ligar” respectivamente, en otras palabras religión quiere decir “volverse a ligar”.

Uniendo las dos definiciones (la formal y la coloquial). Religión vendría a ser el medio para llegar a Dios: para los intereses particulares de algunos miembros de la Iglesia Católica es el medio para acrecentar el tesoro en sus arcas; para los “fieles” más hipócritas es el medio para poder pecar hoy por la noche y despertar “perdonado” por el Divino al siguiente día; para las “fieles” señoras de antaño el medio para sentarse muy cerca de la puerta para poder criticar la vestimenta de sus “colegas”.o alucinar y opacar a sus semejantes con logros que muchas veces no son reales y son tan sólo producto del deseo oculto de su frustración.

Yo no quiero realizar una critica, y menos asegurar que mi posición frente a la Religión (específicamente ante la Iglesia) es la de estar en contra. Lo que si pretendo es dejar bien claro que considero que para llegar a Dios no se necesita de medio alguno y que no todo lo que se nos enseña desde pequeño es verdad Divina. Qué no se necesita de un palito para poder cruzar un abismo, pues mejor viene construir un puente; qué no se necesita de estar bautizado o de haber realizado la “primera comunión” para considerarse hijo de Dios y qué no se necesita de un intermediario para ser perdonado o condenado por algún pecado confesado en una incomoda posición.

Cómo aun me considero un ser humano, creo que soy dueño de una curiosidad innata. En esta ocasión es esa curiosidad la que me ha llevado a asistir a varias asambleas de distintas religiones que hay hoy en día. He ido a reuniones de los Testigos de Jehová, evangelistas, mormones, católicos y otras. De todo lo que he podido escuchar creo que la razón por la que no se necesita de un medio para llegar al Creador es porque somos parte de Él. Somos sus hijos. Sólo nos basta creer en su existencia para estar ligados con Él. Es nuestra Fe la que nos hace creer en alguien que jamás nadie ha visto en persona ni ha sentido.

Yo no soy un creyente acérrimo de la religión, mucho menos de la Iglesia, suficiente con creer en Yahvé y de no ir por la vida haciendo el mal por principios personales y llevar una vida en paz conmigo mismo y con mi prójimo. De hecho sólo he sido bautizado y no asisto a misas desde hace muchos años –bueno no asistía hasta la vez que le celebraron una misa en nombre de mi abuela antes de ser sepultada. Aunque no me explico con qué intenciones-.

Personalmente no estoy de acuerdo con qué seamos (las personas que pertenecemos a familias católicas) bautizados cuando apenas somos unos bebés y por ende no tenemos noción de quiénes han sido escogidos para ser nuestros padrinos; y peor aun no somos capaces de elegir, por lo menos, a quienes queremos que nos eche el “agua bendita”. Es mi caso, que soy ahijado de la hermana menor de mi mamá y de su esposo.

Soy conciente de que mi tía no es una “joya” humana, pero comparando su nivel de maldad con el nivel que tiene su marido de crueldad, esta podría ser comparada con un angelito y hasta podría atreverme a decir que estoy conforme con que ella sea mi madrina de bautizo –y eso que esta vez no estoy exagerando en nada-.

Esta vez no hablaré de ella, porque muy cobardemente, pero con justicia, lo hice en uno de mis escritos pasados. Hoy quiero hablar de la persona que muy descaradamente osó en bautizarme: mi padrino.

Este es una persona con la que es imposible mantener una conversación agradable, pues si ha podido estudiar en alguna Universidad o al menos en el colegio no demuestra la educación que ha podido recibir a lo largo de su vida. Es un ser que tiene como escudo de defensa su “boca de inodoro” quizá formada por el barrio o el roce que ha tenido con personas de muy bajo nivel –de cada diez palabras que menciona 8 son groserías-.

Pero eso no es todo, suele reaccionar con violencia física cuando se siente intimidado o nota que ha sido “superado” verbalmente por algún individuo de su misma calaña. No recuerdo, o nunca me enteré, si alguna vez éste individuo le ha puesto la mano encima a mi tía. Pero si de pequeño he podido oír que se ha expresado de muy mala manera cuando se ha referido sobre la persona de la hermana de mi mamá; ya de grande fui testigo en una ocasión de cuando éste le conversaba a otro tío político y a mis padres lo que hacía en la intimidad con su señora esposa. Tan bruto el que no pensó en lo que podía acontecer luego que mi mamá oyera sus confesiones, quien lo terminó botando de mi casa.

Recuerdo que, cuando sus dos hijos eran niños y llevaban una mala calificación en su libreta de notas, o se caían por estar jugando, o simplemente se peleaban con otro primo, no sólo eran víctimas de su violencia física, sino también de su violencia psicológica (mucho más dolorosa y traumática). Es por eso que ahora cuando estos ya son mayores muestran que arrastran con ellos ese tratar muy negativo.

Pero eso es nada comparado con lo que se ha atrevido a hacer con algunos miembros de la familia, es especial con algunas de mis primas cuando estas se encontraban en su fase de pubertad y por ello empezaban ya a tener un cuerpo de señorita.

A este animal, con el perdón de los animales, no le bastaba con asustarlas y marcarlas de por vida cuando les ponía sus asquerosas manos encima. A una de mis primas se la estaba llevando a un descampado cuando esta tenía apenas 14 años de edad con la intención de ultrajarla; pero ella muy hábil recibió el oportuno auxilio gritando, salvándose de esa manera de las bajas intenciones de ese patán.

Muchas de ellas decidieron callar por aquel tiempo y sólo comentarlo con sus madres, las mismas que no denunciaron como debió ser dizque por respeto a mi abuela –ninguno de ellos quería ser la causa de la muerte de mi abuela-. Estoy muy seguro que ella no se hubiese muerto por enterarse de aquellos hechos tan podridos como el autor de éstos. Solo atinaban a decir que cuando muriese mi abuela iban a decirlo todo para que este se fuera de la casa que perteneció a mis abuelos.

Otra costumbre tan nauseabunda como la antes mencionada es que este sujeto tiene por manía sobar su miembro por el trasero de alguna distraída mujer en la calle. Ya alguna vez -comentaba una de las hermanas mayor de mi mamá- que este fue golpeado por una señora que notó la proximidad irrespetuosa de este individuo con el cuerpo de su hija –apenas una niña-.

Actualmente tiene como trabajo una labor clandestina e ilegal, que es la compra y venta de piezas o herramientas robadas, hecho que compromete de alguna manera a mi familia, porque –aunque no compartamos la misma casa- compartimos el mismo espacio dentro del terreno que constituye la vivienda de mis abuelos.

No sé que método utiliza, si es que lo tiene, para convencer a la ilusa de mi tía para no separarse; o es que ella es tan igual como el –sinceramente esto último no lo creo- o es que lo ama tanto que no le importa todo lo que actualmente ya sabe..

Tengo muchas cosas negativas que mencionar de este “padrino” mío que por ahora no las digo porque me estoy cayendo de sueño sobre el teclado de la PC. Sólo me alcanzan las fuerzas para poner de manifiesto mi disconformidad con que este sujeto siga viviendo en la casa de mi abuela y la manera como las personas, cuyas hijas han sido victimas alguna vez, le tienen lastima y hasta le apoyan dándole la espalda a mi madre.

Anuncios

Es parte de crecer

Hace dos días se festejó la bajada de los  reyes magos, y aunque en Perú no celebremos ese día y pase casi desapercibido si no fuese porque todos los días séis del mes de enero se deben desmontar todos los adornos que hacen alusión a la Navidad en cada casa peruana.

Un amigo de la península ibérica me preguntó si ya habia hecho mis pedidos a estos personajes enigmáticos (de los que no estoy seguro si existieron o no).  Pero aun así, yendo en contra de mis creencias, les hice no uno sino un montón de pedidos a los reyes mágicos que de alguna u otra manera hacen aparecer en muchas ocasiones los regalos que les escriben los niños en cartas con mucha ilusión. Bueno, mi ilusión no es definitivamente como la de un niño, pero si tengo fe que me cumplan los deseos escondidos muy dentro de mi y que se los di a conocer.

Dicen que es de muy mala suerte decir lo que se pide, es por eso que sólo les puedo decir que no deseé para mí, sino para las personas que quiero.

losreyesmagos-nataliaromero-decastellonCreo que cada vez me hago más viejo, no me refiero a lo físico, ya que ese tema siempre me ha tenido sin cuidado; y cómo estoy seguro que el cuerpo tarde o temprano mi cuerpo se pudrirá en un cajón o volverá a ser ceniza si es que es incinerado, es que no me preocupo en hacer ejercicio alguno para mantener o lograr siquiera un cuerpo atlético (y es que toda mi vida he sido tan delgado que hay veces que olvido tener cuerpo de humano y me considero un alfiler, o como me decían mis ex compañeros de trabajo de un cine local: una flecha -cualquier cosa, menos un humano-). Pero, bueno, me refiero a que cada vez me hago más viejo mentalmente, cada vez me es más dificil poder pensar superficialmente y no darle tantas vueltas a un tema (que para algunos puede no ser tan importante, pero para mi puede estarse jugando hasta mi vida propia).

Soy sincero y creo que ya no tengo una ilusión de vida, y no es porque yo esté solo, en otras palabras sin un amor. Quizá esa ilusión se esfumó, o mejor dicho, se salió de mi en las lágrimas que se han escapado de mi. Es por eso que yo no pienso tanto en mi, sino en los demás, como mis hermanos o mis padres -y ahora mis sobrinitos; de los amigos me acuerdo muy poco o casi nunca, sólo con Joseph me está pasando algo distinto (siendo el mi único amigo) y, también, está Ale Am (que por cierto ayer me dejó un mensaje mientras yo no he estado sin conexión; en esos mensajes me dice que aun está en Guatemala disfrutando de sus vacaciones. Me alegro por el porque al igual que yo disfruta de estar en familia, aunque lo que diferencia ambas situaciones, es que a el le dan la atención y a mi, bueno, a mi sólo me saludan y más nada). Ale Am también es un buen amigo, pero el no soporta que yo le llegue triste a una sesión de charla con el; en cambio, Joseph si, el me ha soportado mucho y espero me siga soportando porque el es mi guía. Es mi pata, como decimos a los mejores amigos en Perú.

Upss! qué costumbre la mia de acabar hablando de los demás. Pero me pregunto ¿qué sería de mi sin ellos?… el tenerles es el mejor regalo que he podido recibir hace más de un año… incluyendo a Genius.