Vigía

Cuando era cachimbo me dijeron que en las redas me iban a revolcar. No es para menos. Hasta el momento es la cadena de curso de facultad que más trabajo me está costando pasar.

La cadena empieza con el Análisis y Redacción de textos (1 y 2 respectivamente). En el primero se da un repaso general por las cinco clases de textos que existen en el mundo de las letras, pero, se profundiza mucho en lo que es un texto expositivo.

Ya para la segunda parte del Análisis y Redacción se nos enseña a redactar textos descriptivos y narrativos ¿Suene fácil? nada más alejado de la realidad, a mi, personalmente, me demando mayor esfuerzo realizar narraciones que descripciones. Gracias a la excelente profesora que me enseñó no hubiera sido capaz de captar los conceptos dados en clases; y el haber hecho escritos de tal índole me llena de orgullo de mi mismo.

A la profesora “Casas” se le empieza odiando, pero al terminar los dos cursos se le acaba queriendo y apreciando, y es que su exigencia nos sirve para esforzarnos el doble y logremos dar mucho más de nuestra capacidad nata.

Luego de tan extraña introducción les cuento que en este preciso momento me ha tocado vigilar a una parte del grupo de Redacción 1 ¡vaya caras! Me provoca darles ánimos a los muchachitos recién llegadosa la vida universitaria (que en realidad ya deberían estar en el 2do año de estudios) pero debo tragarme esas ganas tontas de solidaridad.

En realidad nunca pasó por mi cabeza, ni imaginé jamás que lleagría a cuidar a los chicos de la Primera redacción. Nunca pasó por mi cabeza porque me costó muchísimo pasar el curso.

Hoy en d{ia me encuentro en el curso de Redaccion periodística. El curso no demanda tanto esfuerzo mental, pero si mucho esfuerzo físico uy entrega casi total a la actividad periodistica.

Ahora debo dar por terminado este post, pues en cualquier momento entrará la profesora Casas y… Se acaba de ir la profesora. Vió que estaba escribiendo y no dijo nada ¿Habrá sido un milagro acaso?

Anuncios

Inesperada realidad

Ds pronto me era un tanto dificultoso poder respirar libremente y sin congestión. No podía retener por el tiempo necesario una idea en mi pensamiento. Mi atención me jugaba una mala pasada y por partida doble me ganaba y hacía que yo quedase en ridiculo. Sentía un sabor bastante amargo por cada trago de saliva que yo hacía dentro de mi. Las lágrimas caían sin razón o motivo alguno para que éstas salieran. Mis ojos adoptaron un brillo casi destellante. Sentía un liviano airecillo frio en mi entonor. Y finalmente tenía un nudo en mi garganta que no me permitía soltar palabra alguna.

¿Es acaso un sueño este momento? La verdad es que no podía diferenciar qué cosa era real y que cosa era fantasía, no sabía siquiera dónde me encontraba.

El tiempo corría lentamente, las horas me eran eternas y yo me sentía como en las nubes. Mi hermana me hablaba y oía su voz muy lejos de mi y solo atinaba a responder en monosílabos.

Estaba viviendo yo una realidad inesperada… una realidad que sólo se vive cuando nuestros sentidos están atrofiados porque se está con gripe.

gripe