¿Enamorado?

Sé que no es la primera vez que escribo algo referente a mis sentimientos. Supongo no será la última vez. Espero esta vez no equivocarme como en anteriores ocasiones, pese a que dicen que las cosas se aprenden a base de aquellas que no salieron tan bien como se desea.

La habitación en la que me encuentro está tan vacía como el sentimiento de ausencia que hoy por hoy tengo. El silencio grita dentro de mí que es hora de aclarar lo que siento hacia ese muchacho que hace poco más de un año conocí en una sala del chat que alguna vez tuvo el Yahoo para los usuarios.

Fue una tarde cuando lo conocí. Mi buen amigo Joseph no se había conectado y decidí sumergirme en aquel sistema de conversación a distancia. No recuerdo que nick tenía puesto en ese momento,tampoco recuerdo exactamente lo que platicamos, pero si estoy seguro que la conversación se prolongó hasta las 20 horas -mi tiempo-.

Durante ese tiempo hablamos de todo y de nada a la vez. No intercambiamos fotografías pero si correos electrónicos. Ninguno de los dos se atrevía a dar por terminada la sesión y el momento que nos tocó compartir para tener las primeras pinceladas el uno del otro.

Me atrevo a decir que ambos, después de cerrar cada quien la ventana de conversación, quedamos con la sensación de querer saber más del otro. Al menos puedo afirmar que de mi parte si. No sé pero desde aquella vez siento curiosidad por saber de él, con los meses siento la necesidad de enterarme qué hace o qué deja de hacer, y después de un año tengo las ganas de verle en persona y saber cómo es su piel, a qué huele y de saber qué podría suceder después de ese encuentro.

Tal vez esos deseos o necesidades que siento para con él son producto de mi soledad o de mi ligera mente que con tan poco se echa a volar cuan hoja en el otoño de la vida. También pienso que no me encuentro preparado todavía para empezar una nueva relación porque tengo heridas que aún no se han cerrado (ello a pesar de que ya no siento nada por mi anterior pareja), heridas tales como las que me dejaron alguna vez cuando fui rechazado y engañado -quizá inconscientemente- hace cuatro años atrás o más.

No puedo afirmar que estoy de nuevo enamorado o que Ariel sea el chico con el que formaré una familia y pasaré mis días hasta que realmente alguien tan fuerte como el ángel de la muerte nos pueda separar o  que él vendrá algún día o yo vaya a verle.

Si todo saliera como deseo y que Dios, pese a que tiene pedidos mucho más importantes que el mio, me lo permite, a principios del próximo año estaría yo aterrizando por tierras españolas. Tendré la oportunidad, aparte de volver a ver a mi Joseph añorado, de decidir si ver o no a Ariel. Por lo pronto él ha dicho que para esas fechas suele huir de aquel frío casi ártico que hace por esos meses y que es probable que viaje para su país; también es cierto que me ha dicho que haga todo lo que sea posible para viajar y que pasará por mi aunque sea para compartir una o dos horas. Y más claro, aunque cueste creerlo, mi viaje hacia ese lugar no es precisamente el poder conocerle en persona.

No creo estar enamorado de Ariel. Estoy seguro de ello. Pero si quiero compartir más de un momento a su lado…

Anuncios

Un pensamiento en “¿Enamorado?

  1. la nena dice:

    quien quiere una novia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s