Momentos

Qué difícil me ha parecido escribirlo. Y no es porque las letras escapen de mi cada vez que intento reunirlas en apenas una oración, sino por el simple hecho de volver a recordar ese momento -que en verdad fueron dos- se me pone la “piel de gallina” y es complicado el evitar y contener que una lágrima escape de mi ser.

Quizá exagero un poco -para variar- pero como dicen por ahí “sin exageración no es realmente vivir”. ¿Qué de tanto por ciento de cierto puede tener esa frase que apenas unos minutos atrás oí en una capitalina radio de baladas en español? Yo no lo sé, ni pretendo descubrirlo. Y si exagero un poco en lo que a continuación escriba es porque realmente me he dejado llevar por mis sentimientos, por el recuerdo que palpita imparable dentro de mi y que acelera a mil mi corazón.

Si, fueron dos momentos los que inevitablemente pasé con Mr. Boss y Joseph; y también son dos los amigos que gané en ese ciego sorteo que suele hacer la vida en encontrar a personas verdaderas.

Hasta ese momento había tratado por sobretodo tratar de tomar el tema o dar el primer paso que diera permiso a que mi sensibilidad brotara sin control de mi. Pero llegó.

Joseph fue quien se atrevió a dar ese primer paso que yo cobardemente había evitado dar para “cerrar” ese periodo de vacaciones que pasé junto a ellos.

“Despidámonos ya porque después no será posible” -es lo más próximo a las palabras que emitiera Joseph dentro de la habitación.

Le di un debilucho abrazo y no sabía qué decir. El miedo había tragado mis palabras- Sólo cerraba los ojos y daba todo de mi para no “quebrarme”.

-Qué situación más difícil… en ese momento recordaba las palabras que el me solía decir antes de que llegase: que tal vez esa sea la última vez que nos veremos -algo cruel, pero es una probabilidad de la realidad de la que no puedo huir, aunque quisiera.

Se separó de mi, se acercó a Boss y le sugirió que se despidiera de mi. Yo ahi parado; viéndoles por primera vez detenidamente -a pesar de que el momento se esfumó como el humo de un cigarrillo que poco a poco se va consumiendo tras pequeños, pero profundos, sorbos- y tal vez última vez en persona.

Ya Joseph me había advertido que Mr. Boss era un tantito más reacio a todos esos instantes. Pero a través del abrazo que me dió pude sentir y darme cuenta que era sincero y qué también me “dolía” tener que alejarme de él por su regreso.

Me solté repentina y muy probablemente de un modo bruzco, pero ya no soportaba, era mucho para mi, me pasó y me volvía a pasar, las lágrimas estaban a punto de desobedecerme y lo hicieron. Al separarme de Boss le di la espalda; y para que no me vieran lagrimear me sequé muy rápido con la mano el rostro -no sé si se dieron cuenta de ello mis amigos, pero no dijeron nada al respecto, muy respetuosos en todo momento-.

Producto de mi nerviosismo por el tener que separarme de mis amigos, durante todo el día estuve con náuseas y con pocas ganas de comer. Fue así que a la hora de la cena sólo pedí un jugo de nosequé y evitaba verles el rostro, a menos que me estuviesen hablando. No quería, ni pretendía causarles lástima alguna.

Me bebí la aspirina y tomé mis equipajes. No deseaba que me acompañasen porque estaba seguro de no poderlo resistir. Pero no ocurrió así. Ambos tomaron el taxi y me hicieron disfrutar de sus presencias unos minutos más.

Llegamos al terminal de buses a Talara. Dejé mi maleta para que la guarden en la bodega del omnibús- Los busqué rápidamente con la mirada y me acerqué a ellos para esperar la hora de mi partida. Nos sentamos. Yo no hablaba mucho. ni tenía ganas de hacerlo. ¡Dios! me había acostumbrado a sus presencias, a sus conversaciones entre ellos que muchas veces no lograba entender, me había acostumbrado en tan poco tiempo a reconocerlos realmente como mis amigos -ésta vez en la vida real-.

El llamado de embarque al bus llegó. Nos pusimos de pie. Fui al baño. Retorné. Sin saber qué decirles me despedí reprimiendo mi verdadero estado- Sólo atiné a jalarle la oreja izquierda a Joseph como muestra de mi cariño, y es que un beso no sería tan original como para recordarlo siempre.

-FIN-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s