Momentos

Qué difícil me ha parecido escribirlo. Y no es porque las letras escapen de mi cada vez que intento reunirlas en apenas una oración, sino por el simple hecho de volver a recordar ese momento -que en verdad fueron dos- se me pone la “piel de gallina” y es complicado el evitar y contener que una lágrima escape de mi ser.

Quizá exagero un poco -para variar- pero como dicen por ahí “sin exageración no es realmente vivir”. ¿Qué de tanto por ciento de cierto puede tener esa frase que apenas unos minutos atrás oí en una capitalina radio de baladas en español? Yo no lo sé, ni pretendo descubrirlo. Y si exagero un poco en lo que a continuación escriba es porque realmente me he dejado llevar por mis sentimientos, por el recuerdo que palpita imparable dentro de mi y que acelera a mil mi corazón.

Si, fueron dos momentos los que inevitablemente pasé con Mr. Boss y Joseph; y también son dos los amigos que gané en ese ciego sorteo que suele hacer la vida en encontrar a personas verdaderas.

Hasta ese momento había tratado por sobretodo tratar de tomar el tema o dar el primer paso que diera permiso a que mi sensibilidad brotara sin control de mi. Pero llegó.

Joseph fue quien se atrevió a dar ese primer paso que yo cobardemente había evitado dar para “cerrar” ese periodo de vacaciones que pasé junto a ellos.

“Despidámonos ya porque después no será posible” -es lo más próximo a las palabras que emitiera Joseph dentro de la habitación.

Le di un debilucho abrazo y no sabía qué decir. El miedo había tragado mis palabras- Sólo cerraba los ojos y daba todo de mi para no “quebrarme”.

-Qué situación más difícil… en ese momento recordaba las palabras que el me solía decir antes de que llegase: que tal vez esa sea la última vez que nos veremos -algo cruel, pero es una probabilidad de la realidad de la que no puedo huir, aunque quisiera.

Se separó de mi, se acercó a Boss y le sugirió que se despidiera de mi. Yo ahi parado; viéndoles por primera vez detenidamente -a pesar de que el momento se esfumó como el humo de un cigarrillo que poco a poco se va consumiendo tras pequeños, pero profundos, sorbos- y tal vez última vez en persona.

Ya Joseph me había advertido que Mr. Boss era un tantito más reacio a todos esos instantes. Pero a través del abrazo que me dió pude sentir y darme cuenta que era sincero y qué también me “dolía” tener que alejarme de él por su regreso.

Me solté repentina y muy probablemente de un modo bruzco, pero ya no soportaba, era mucho para mi, me pasó y me volvía a pasar, las lágrimas estaban a punto de desobedecerme y lo hicieron. Al separarme de Boss le di la espalda; y para que no me vieran lagrimear me sequé muy rápido con la mano el rostro -no sé si se dieron cuenta de ello mis amigos, pero no dijeron nada al respecto, muy respetuosos en todo momento-.

Producto de mi nerviosismo por el tener que separarme de mis amigos, durante todo el día estuve con náuseas y con pocas ganas de comer. Fue así que a la hora de la cena sólo pedí un jugo de nosequé y evitaba verles el rostro, a menos que me estuviesen hablando. No quería, ni pretendía causarles lástima alguna.

Me bebí la aspirina y tomé mis equipajes. No deseaba que me acompañasen porque estaba seguro de no poderlo resistir. Pero no ocurrió así. Ambos tomaron el taxi y me hicieron disfrutar de sus presencias unos minutos más.

Llegamos al terminal de buses a Talara. Dejé mi maleta para que la guarden en la bodega del omnibús- Los busqué rápidamente con la mirada y me acerqué a ellos para esperar la hora de mi partida. Nos sentamos. Yo no hablaba mucho. ni tenía ganas de hacerlo. ¡Dios! me había acostumbrado a sus presencias, a sus conversaciones entre ellos que muchas veces no lograba entender, me había acostumbrado en tan poco tiempo a reconocerlos realmente como mis amigos -ésta vez en la vida real-.

El llamado de embarque al bus llegó. Nos pusimos de pie. Fui al baño. Retorné. Sin saber qué decirles me despedí reprimiendo mi verdadero estado- Sólo atiné a jalarle la oreja izquierda a Joseph como muestra de mi cariño, y es que un beso no sería tan original como para recordarlo siempre.

-FIN-

Anuncios

Los míos por qués

Muchas son las ocasiones en que me suelo preguntar por el por qué de una cosa, de una situación, de una idea mia y de por qué tienen que ser así las cosas. El día se hacía cada vez más claro -lo podía ver por un ladito de la ventana que la cortina del bus no alcanzó a cubrir- y en mi pasaba todo tipo de ideas, realmente estaba bastante triste porque el viaje había llegado a su fin y el tener que haber pasado por uno de los momentos que siempre “odio” pasar: las despedidas… ¿Por qué funcionan de esa manera las cosas?

Al igual como ocurrió por la tarde, que me quedé dormido sin darme cuenta, asi sucedió en el bus, que caí en los brazos de Morfeo, por efecto de la aspirina efervescente que Mr. Boss me pidió bebiese, sin percatarme del momento. La noche del trayecto de regreso a casa transcurrió entre sueños intermitentes, pero ésta vez los lapsus fueron más prolongados… ¿Por qué accedo a evadir el momento?

Ese día mi sobrinita cumplía dos años de vida. No me perdonaría a mi mismo mi ausencia, pues es un gran logro que la niña haya llegado a esa edad tan sana y cada vez más inteligente que nunca. Asi que ese fue uno de los motivos por el que no acepté, muy a pesar mio, la invitación de acompañarles hasta el siguiente puerto -a parte de que no deseaba yo ser quien despidiera, eso hubiera sido terrible  para mi-. El otro era que ya los había molestado mucho; en soportar mi especial manera de alimentarme -algo decidioso con la comida-, mis momentos de “niño” caprichoso -como mi reacción en Cajamarca- o el tener que “ayudarme” a pagar mis cuentas -algo tonto quizá de mi parte-… ¿Por qué  soy egoista y pienso sólo en mi?

El paisaje había cambiado ya y el calor seco del norte se hacía sentir a pesar del aire acondicionado que, según la terramoza, estaba puesto. Ya habia pasado Piura y Sullana y apenas una hora y media me separaba de mi ciudad de origen- En poco tiempo volvería a mi casa, volvería a mi matutina vida, volvería a la realidad… ¿Por qué es tan pesada la realidad?

El carro se detuvo ya. Había llegado a Talara. Estaba ya en casa.

Fue mas o menos así

Fue mas o menos así cómo trascurrió la tarde en la ciudad de Trujillo…

No recuerdo el lugar en dónde nos encontrábamos, pero decidí subir hasta la habitación para llamar a casa y avisar que ese mismo día viajaría y que llegaría muy temprano de la mañana siguiente. No expresé directamente el deseo de que alguién de mi familia me fuera a “recoger” al terminal del bus, esperaba que la persona quien me respondió lo preguntase, no ocurrió así, decidí no decir nada a Joseph o a Mr. Boss.

No sé porqué llamé a mi casa desde el baño. Salí y encendí el televisor. Buscaba que esas imágenes incandescentes que emitiera cualquier programa tonto se tragarán mis pensamientos. Estos se habían multiplicado ya.

Después del zapping obligado decidí dejar en un canal de videos musicales. Tocan la puerta y eran ellos. Prefería no verles directamente a la cara a ninguno de ellos. Joseph de alguna manera me había conocido y se daría cuenta en que estado me encontraba yo.

Y no me equivoqué.

Hora de la siesta. Me recosté un rato en la cama que era mía en aquel momento. Al lado mio la mochila y el morral repletos, a punto de reventar. Sin darme cuenta me quedé dormido y fue así que me desperté cubierto de una de las toallas de baño que alguno de mis dos colegas de viaje habia puesto sobre mi.

Es característico en mi el tratar de controlar mis sentimientos. El tratar de disimular la pena que se acrecentaba dentro mio se había convertido en mi objetivo. Quería evitar cualquier momento triste. Tanto fue eso que Joseph me dijo que parecía un europeo: frio y sin expresión alguna.

Me resisti a dar un espectáculo de lágrimas para evitar el bochorno en alguno de mis dos amigos. Sobretodo en Boss, del  que seguramente “odia” esos momentos cursis. Además, no quería hacer el ridículo.

La tristeza estaba a flor de piel y cualquier  señal de despedida me derrumbaría. Fue ese momento de nostalgía que me hizo escribir una dedicatoria a cada uno de mis dos amigos:

  • A Mr. Boss, “No hay mejor cultivo que la amistad, cultiva siempre ese sentimiento tuyo”.
  • A Joseph, ” Hoy más que nunca me he dado cuenta que eres mi mejor amigo”.

-Sinceramente no recuerdo con exactitud lo que les escribí, sólo sé que lo hice con el mejor sentimiento de cariño, y es considero que mejor me expreso a través de las letras, aunque estén mal escritas muchas veces.

Joseph lo leyó primero. Boss lo haría al salir de la ducha. “Sin duda eres un escritor” -fue lo que comentó este último.

Si, no me equivoqué al pensar que Joseph me había conocido aún más de lo que ya me conocía de alguna manera a través de las variadas charlas que habíamos tenido por algo más de tres años.

Fue asi que se dió cuenta y acertó en el comentario que le hiciera en algún rato a Boss: que yo me metía nuevamente al mundo cibernético para que de cierta forma volviera a mi vida habitual. Y es que en el día descendí más de una vez hasta el salón de las computadoras del hotel para meterme al internet y pasar el rato viendo cualquier cosa que me permitiera evitar pensar en la despedida.

Así se pasaron los minutos. Estaba tan “metido” en la pantalla, en cada imagen del video de la canción “Cuando me enamoro” de Enrique Iglesias. que no me percaté que ya Boss y Joseph se encontraban detrás.

-La idea era salir a andar por la ciudad hasta llegar a una “cafetería” -en realidad era una panadería con unas cuantas sillas y mesas- para merendar.

La tarde había caído ya sobre Trujillo. Las horas pasaban sin piedad. El final se acercaba aun más.

Los números de 2010

Los duendes de estadísticas de WordPress.com han analizado el desempeño de este blog en 2010 y te presentan un resumen de alto nivel de la salud de tu blog:

Healthy blog!

El Blog-Health-o-Meter™ indica: Wow.

Números crujientes

Imagen destacada

Alrededor de 3 millones de personas visitan el Taj Mahal cada año. Este blog fue visto cerca de 40,000 veces en 2010. Si el blog fuera el Taj Mahal, se necesitarían alrededor de 5 días para visitarlo.

 

En 2010, publicaste 77 entradas nueva, haciendo crecer el arquivo para 257 entradas. Subiste 44 imágenes, ocupando un total de 38mb. Eso son alrededor de 4 imágenes por mes.

The busiest day of the year was 15 de junio with 364 views. The most popular post that day was Arroyito musical -Colombia..

¿De dónde vienen?

Los sitios de referencia más populares en 2010 fueran es.wordpress.com, google.com.pe, student-loan-consilidation.com, shots.snap.com y images.yandex.ru.

Algunos visitantes buscan tu blog, sobre todo por peru, san sebastian, niña, telefonos y fin.

Lugares de interés en 2010

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010.

1

Arroyito musical -Colombia. enero, 2009

2

El español americano enero, 2009
5 comentários