Antes de salir

Han pasado algunas semanas desde el día en que escribí un post  en el que menciono nuestra asistencia a un restaurante cajamarquino, el cual estuvimos andando en su busqueda, que en la mañana del segundo paseo acudimos a almozar… y no recuerdo el nombre.

Llegamos hasta el de una manera graciosa. Ibamos tan a prisa y con la intención de encontrarle, sobre todo de Mr. Boss, que pasamos por el frontis de la casona que alberga el restaurante y ninguno de los tres se percató que aquello que vimos a vista de pájaro era lo que tanto estábamos buscando. La cosa es que nos tocó regresarnos por el camino. Esta vez Boss fue quien se dió cuenta que era el comedor que saciaría nuestro apetito.

Decidimos que comeriamos en el patio del lugar. Una zona ventilada, ordenada y prolijamente limpia. No era un restaurante cualquiera. La mesera que nos atendió vestía un traje que parecía el de una monja: una blusa -que no recuerdo el color- una casaca marrón y una falta del mismo color tan larga que no dejaba ver que modelo y color de zapatos calzaba en ese momento. Pedimos un menú ejecutivo para cada uno -aunque no estoy seguro si Joseph pidió lo mismo que Boss-.

Fue durante el almuerzo que Joseph expresó su deseo de que no nos tocara compartir el trayecto con los limeños que habíamos visto el día anterior al medidía y que tanto escándalo hicieron tan solo para comer.

Terminamos y regresamos al hotel. Hora de la siesta. Se me antojó revisar mi correo electrónico. No quería incomodar a ninguno de mis dos compañeros de viaje en su dormir y decicí salir al mueble del balcón a usar mi computadora personal.

Pero la bateria de la máquina ya no daba a más y el rendimiento empezó a disminuir deliberadamente. Conecté el enchufe al interruptor pero no transmitía energía. Me preocupé porque el adaptador de la corriente de la pc ha tenido dos reparaciones. Los nervios me invadieron, no recordaba que se hubiera golpeado bruscamente como para que se hubiera dañado. Bajé hasta el comedor del hotel y el alma volvió a mi cuerpo al ver que ya cargaba de electricidad la bateria de la computadora.

El rato pasó más que rápido. Yo me había propuesto estar poco tiempo frente a la pantalla. Pero el ponerme a buscar asientos disponibles en las páginas web de las agencias de buses que partieran de Trujillo hasta Talara demandó muchos más minutos de los que me propusé estar en la internet.

Miré la hora en el reloj de la pantalla y vaya que ya era hora de subir y vestirme para nuestro próximo paseo. Cerré todas las ventanas de los sitios web a los que habia entrado, espero a que se apague la pc y subo raudamente hasta la habitación.

A pocos pasos de la puerta, entre el suelo y el primer escalón de la escalera, estaba parado Mr. Boss. Con una cara de interrogante (¿dónde se habrá metido este muchacho?) y de apuro me dice que ya iba a bajar a buscarme, que pensaban que del balcón no me movería y que era el momento de ir hasta la plaza para tomar el carro que nos conduciría a una próxima aventura.

Una mamá con su hijo -un niño de más o menos diez años de edad- sentados en la cabina del chofer de la combi. Otra familia de tres personas -el papá, la madre y un hijo adolescente en la parte de atrás. Nosotros en la segunda linea de pasajeros y no recuerdo quiénes más venían atrás nuestro. Sólo faltaba llenar la primera línea de asientos que va después del conductor.

Los que faltaban era una pareja de recién casados. Un chico alto de raza notoriamente influenciada por el color serio y una muchacha de estatura baja y medio regordeta. Descendierón por las escaleras del hotel que los acogía en su luna de miel.

Fue así que la combi se llenó se enrumbó hacia nuestro primer pare… un puente, unas ventanillas y una granja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s