El itinerante Boss

Mr. Boss debía planear sin demora y con atino lo que tendríamos que hacer en la mañana, pues ahora el paseo sería por la tarde de aquel día… Dar una vuelta por aquí, otra más allá ¡qué se yo! definitivamente él es el experto en la elaboración de itinerarios de viaje.

Para ese entonces ya era el segundo día de nuestra estadía en la ciudad de Cajamarca. Por la noche no había sentido tanto frío como en la primera dormilona nocturna. Lo más probable era que mi cuerpo se había adaptado en algo a la altura y clima del lugar.

A lo que aún no me acostumbraba era el tener que subir por un camino medio empinado para llegar al hotel desde la Plaza de Armas del Centro Cívico de la ciudad.

Después de comer los panecillos característicos de Cajamarca y de beberme casi toda la leche que nos sirvieron en el desayuno subí a la habitación para sacar la ropa que yo quería me lavaran. No imaginaba lo que vendría después.

Así fue que metí en una bolsa plástica dos pantalones jean, un polo manga larga y un par de medias; por su parte Boss me dió un polo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s