¡Te quiero así!

No hay nada más detestable que el hacer una comparación entre dos o más personas, o entre comportamientos, o entre el tipo de mascotas, o entre naciones. Puesto que las comparaciones suelen ser en su gran mayoría notoriamente parciales, sobretodo cuando no se conocen los dos objetos a evaluar.

Es así que lo menos que busco es realizar una comparación entre la sociedad peruana -a la que pertenezco- y la sociedad ibérica -específicamente la española-. Ambos países tienen cosas buenas y otras malas, ambas naciones han tenido mucho que ver en el pasado y, aunque las relaciones actuales no son tan habituales y estrechas, existe un intocable respeto por cada una.

No trato de ser diplomático o algo parecido. Con toda esta introducción he querido dejar en claro que mi posición no tiene ni un sólo gramo de xenofobia.

Quizá se malinterprete cuando afirmo que no me gustaría vivir en otro país que no sea el mio. Y es que ¿qué puede tener otra nación que no la tenga el Perú? lo tenemos todo, excepto personas que realmente hayan querido trabajar por el desarrollo de nuestro hogar.

Nunca he juzgado a mis compatriotas que han optado por mudarse a europa para mejorar su economía, tampoco he criticado  a aquellas personas que odian el haber nacido en un país “tercermundista” -a pesar de no compartir dicho pensamiento-; pero si me fastidia el comportamiento que muchos compatriotas tienen para con alguien del exterior, es respetable el turista -tanto nacional como internacional- pero no se puede “abusar” -a pesar de que muchos extranjeros vienen con la idea de “pasarla bien”… el interés de por medio.

Si, el “bendto” interés. Creo que existe un interés bueno y sano, y otro negativo que denigra a la persona humana. El interés bueno que se da en una amistad (yo busco tu compañía porque me interesa aplacar mi soledad, sin dejar de lado el que te sientas bien conmigo) y el interés malo, aquel que es imposible de ocultar (soy tu amigo, porque me interesa obtener un beneficio particular).

Todo esto me lleva a contarles que considero que mi interés de querer compartir experiencias y compañía con alguien a quien aprecio mucho, se haya tomado como insistencia por querer salir de mi país. Algo que se encuentra bastante alejado de la verdad. Yo sólo deseaba visitarle y pasar tiempo con él y su perro, paseando por aquel monte Ulia, o tal vez pasar la frontera y llegar a la romantica Francia.

Aquel comentario, del cual estoy seguro no ha tenido nada de “mala leche”, ha sido como una estocada. Lo menos que he querido es presentarme como mis paisanos que si guardan un interés por abandonar el Perú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s