Mi vida en soledad

Por más de veinte años viví en solitario, con un buen amigo (el pollito), varios compañeros de clase y mi familia. Durante todo ese tiempo no me afectaba en absoluto el estar solo, aunque muchas veces me sintiera demasiado solo.

Así pasé mi niñez, adolescencia y parte de mi jventud, sin tener la necesidad de tener a alguien a mi lado a quien darle mi amor, y viceversa. Pasé todo ese tiempo dedicado de lleno a mis estudios, logrando los mejores puestos entre mis compañeros de clase; obtuve diplomas de todos los tamaños e importancia.

Era mucho más tímido de lo que soy en la actualidad. Había visto llorar a la gran mayoría de mis primas, pero también, pude ver cuan felices eran muchas otras. El amor es así, la experimentada le decía a la novata; pero por qué a mi, se preguntaba la principiante enamorada. Postergué por mucho tiempo aquel momento que se convirtió cada vez más en inevitable.

Llegó pues, a mis veintitres años, el momento de enamorarme por vez primera. Por primera vez en mi vida empezaba a experimentar “estados” que me sorprendían y llegaban a asustar, como el idiotizarme frente a aquel hombre del cual me había enamorado o el no poder quitarmelo de la mente en casi todo el día. Le conoci en la Universidad, era un profesor de dicho Centro de Estudios, y conquistó mi corazón por vez primera, por primera vez besaba a alguien jeje.

En ocasiones suelo ser despistado, pero el que me hiciera preguntas en casi todas sus clases y  la insistencia a que aceptara ser su asistente por ese semestre me olía a extrañeza. Nunca me atreví a preguntarselo. Nunca me pareció que el fuera gay. Nunca me interesó, en principio, como posible novio, sin embargo, me quedaba hasta el final para salir casi con él e ir conversando. Así fue que una tarde me preguntó si tenía planes para más tarde, a lo que respondí que no tenía nada, me invitó al cine y luego a cenar; después me insistió en acompañarme hasta mi casa y al despedirme me jalo hacia él y me estampó un beso -tenía sus labios frios y humedos-. Se fue sin decir nada y yo tembloroso entré y sin cambiarme de ropa me eché a dormir.

Toda esa magía duró apenas seis meses. No me arrepiento de la decisión que tomé por aquel tiempo. Aprendí mucho y descubrí que yo había estado en una burbuja durante por mucho tiempo, que la realidad es muy distinto a todo aquello que yo había imaginado hasta entonces. Mauro se encargó de sacarme de aquella burbuja y estrellarme contra el suelo.

CONTINUARÁ…

Anuncios

2 pensamientos en “Mi vida en soledad

  1. Me encanta…Esas experiencias son las primeras, las mas magicas…xD

    Un saludo

  2. ceaugmas dice:

    Hola, gracias por comentar.

    Aquella primera experiencia me marcó, y mucho. Pero no podría atreverme a decir que aquello fue mi primer amor, pues el amor lo descubriria plenamente con mi segunda pareja. Con ello, no le quito la importancia que en su tiempo la tuvo, y a pesar de todo fue mágico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s