Buen viaje

Dentro de poco se tendrá que ir. Ella no ha querido decir la hora en la que ha decidido irse. Por mis propios medios averigué que su partida será a las 7:30 horas de la mañana, es decir faltan apenas 6 horas y 30 minutos para que emprenda el viaje.

Hace ya varios días que he decidido no irla a visitar, movido por un idiota pensamiento de “desligue” ahora porque después dolerá muchísimo. Tontamente he querido estar preparado para aquella partida inevitable. Y hace pocas horas vi que ya se apagó la luz de su habitación; ella ha deseado tanto ese viaje que por fin se le hará realidad ese deseo mortal.

Sinceramente que no tengo mucho ánimo de irla a despedir. No quiero verla justo en aquel momento de su partida. No me gustan, ni me gustarán las despedidas, y más aun cuando son de aquellos seres que lo son todo para mi -cómo ella lo ha sido para mi-.

Hoy, ha pasado un año de aquella despedida. Han pasado infinidad de minutos y segundos. Dentro de seis horas y media volverán a ser las siete y treinta de la mañana. Dentro de poco se volverá a recordar aquel momento de su despedida -de la cual no pudo ni decir ni una sola palabra-.

Se fue como en un suspiro, llevándose con ella todos y cada uno de mis suspiros y de aquellos que fuimos testigos de aquella partida inesperada para nosotros, pero tan esperada para ella.

Este breve escrito está hecho en honor a la memoria de la mujer que me dio lo necesario y hasta más para que yo sea una buena persona, sin menospreciar el esfuerzo hecho por mis padres… ella es mi abuela (Q.E.P.D).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s