Catarsis

Hace, exactamente, dos semanas Ed me volvió a saludar por el mensajero del Yahoo. Algo que realmente no esperaba, puesto que ya lo tengo eliminado de mi lista de contactos porque me hacia bastante daño el verle conectado y “tragarme” las ganas de saludarle y hablar con el. Pero eso no fue lo que me sorprendería en realidad.

Bueno, no es un secreto que ese boricua robó mi corazón y lo mantuvo cautivo por cerca de un año -después que terminara nuestra relación-. Estuve inmerso en una niebla de melancolía y depresión, aunque no estoy seguro de que haya yo salido aun.

Ese hombre provocó en mi, sentimientos y pensamientos que jamás había yo tenido y sentido. Me enamoré como nuna antes lo habia hecho. Me atreví a realizar cosas que nunca se me hubieran ocurrido, o por lo menos considerara que ese alguien anterior a él valiera lo suficiente como para hacerlas.

Hoy, justo esta noche, siento un silencio que grita a viva voz dentro de mi, hoy puedo sentir las penas más grandes y ridiculas que alguna persona puede sentir, y es que me siento tan sólo nuevamente -a pesar de haberme vuelto acostumbrar a mi soledad-.

Aquella oportundad Ed me habló de todo: que seguía tan sólo, que el filipino no resultó como él esperaba, que ha pensado muchas veces en volver a Perú y buscarme, que anda probando si es novio o no de un mexicanito y que aun siente algo grande por mi, que aun me ama.

Eso último hubiera caído mejor en aquel tiempo en que mi alma lloraba todas las noches por su ausencia, en aquel tiempo que empezaba a perder la ilusión de vivir, en aquellas madrugadas de llanto -sí, lloré mucho, como un niño- en aquel tiempo en que solía salir a caminar sin rumbo alguno, en aquel tiempo en que deseé con toda mis fuerzas que volviése a mi como lo estuvo un tiempito atrás.

Sorprendido quedé después de leer que aun me amaba. Aquella noche, para variar, no pude dormir; regresaron a mi, una vez más, todos aquellos momentos que pasé junto a él, volví a escuchar su voz boricua diciéndome lo mucho que yo le gustaba, los planes que compartiamos y “el te amo bebo”.

Pero él no estuvo en los momentos cuando más necesité de tener a alguien, de sentirlo cerca a mi. Aquel tiempo en que me accidenté y se me desprendió la retina de mi ojo, en aquel tiempo en que perdí injustamente a mi Lucas Bambino, en aquellos días en que me dejó mi abuela para irse a un mundo mejor, en aquel tiempo en que necesitaba oirle y sentirle. Por todo esto es que se me hacía difícil creerle, aunque en el fondo me gustara leer nuevamente todo aquello que me dijo aquella noche… pero Ed se me hizo bastante difícil, también, continuar contigo y de alguna manera “rehacer” y “continuar” con mi vida sin ti…

Ed ¿por qué te fuiste y me dejaste como hoja cabalgando el viento? ¿por qué despreciaste mis sentimientos? ¿por qué no tuviste la paciencia necesaria de entender que yo no puedo dejar mi país, aun deseándolo mucho? ¿por qué no me dijiste todo eso antes?  son muchas las interrogante y  ni una respuesta he recibido de ti.

Ha sido y continúa siendo muy dura la ruta de mi vida. No tengo un plan de vida. Siento que estoy en la última estrofa de mi canción. Siento que mi alma ha muerto. A pesar de que ya no lloro más por todas esas heridas que me hiciste, me consuela que hay algo de ti en mi corazón por todo aquello que me hiciste vivir… pero sigues siendo un cobarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s