Girando

En el 2007 mi relación amorosa con Ed se vino a pique. Por ese entonces sentía que el mundo caía sin piedad alguna sobre mi. No es para menos, luego de haber tenido un romance relativamente estable con alguien a quien ame muchisimo me veía inmerso en corrientes de aire que me hacían ir a la deriva por esta vida, tan cual hoja de otoño que cabalga el viento.

Él prefería darle espacio en su vida a un Filipinés, pero bueno, como me dijo claramente en aquellos días había elegido vivir con las consecuencias de esa decisión. Por mi parte también, decidí alejarme total y definitivamente de su vida y dejar que el tiempo me ayude a reacostumbrarme conmigo mismo.


Así pasó más de un año. Conocí a grandes personas (curiosamente por el chat), pasé y superé una depresión que se llevó parte de mi ilusión por vivir y ahora puedo decir que me he vuelto a reconocer en mí mismo y ya no me veo como un extraño más.

Un gran aporte ha hecho Joseph, el único y más sincero de las personas que conocí en una de aquellas salas de chat. No quiero dejar de mencio a Ale Am, que con su buen humor trato de levantarme el ánimo cuando más bajo lo tenía. Genius me devolvió la ilusión de admirar a alguien más que no sea Ed. Y, por último, y no menos importante, Rob, el incógnito Rob, que curiosamente congeniamos muy bien y soportó mi manía loca de charlar hasta altas horas de la madrugada.

Actualmente Joseph de vacaciones navideñas cerquísima al mar Mediterráneo. Ale Am en los Estados Unidos dándole muy duro para escapar de la crisis y pasar una bonita Navidad. De Genius no sé más que en este momento está conectado y se ha tomado nuevas fotografías, pues ya conversamos poco o nada. Y Rob, pues supongo debe estar en casa de su madre esperando el día de la Navidad para luego partir a Madrid a pasar unos días de descanso y relajación.

Sólo a dos puedo considerar amigos, a Joseph y Ale Am; para Genius y Rob soy apenas un contacto más del chat, y no es para menos.


El día 11 fue cumpleaños de Ed y decidí enviarle un mensaje por el Youtube para felicitarle y mencionarle mis mejores deseos para con él. Realmente esperaba una respuesta, pero no pretendía hacerme mucha ilusión. Fue así que decidi titular dicho mensaje: “Por favor no respondas”.

Vaya sorpresa esperada. Se hizo realidad aquel sueño que tuve y una vez más pude leer un mensaje suyo; sorprendentemente ya no llenan mi alma como lo hicieron alguna vez -esto no me alegra ni me entristece-.

Me he dado cuenta que ha cambiado su forma de hablar, usa términos que jamás usó para cuando fuimos pareja. Eso es lo de menos. Lo que si me impactó y me ha puesto a pensar es el contenido de su segundo mensaje. En él me dice que no piensa contarme los planes que tiene para futuro, pues no queire que se echen a perder y que algún día sabré cuáles fueron esas ideas, que ha pensado  en mi y que aun lo sigue haciendo, que le crea aunque sea un poquito de todo lo que me dice y que le hubiera gustado pasar el día de su cumpleaños con alguien que realmente lo aprecie, entre otras cosas.

Para cuando me designé a responderle recibo una invitación para agregarlo, una vez más, a mi lista de amigos del Yahoo. Inexplicablemente le acepté. No me atreví a saludarle. Él lo hizo.

Ahora me llama dindo, ahora me dijo todo aquello que esperé hace como dos años atrás. Palabras que me hubieran sacado rápidamente de aquel hoyo en el que me encontré metido. Lo peor que no fue culpa suya, sino mia.

Hoy (diciembre 26), han pasado tres días de aquella última charla… Ayer recibi un sms por Navidad…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s