Cami, Cami… no llores mi niña

Apenas tiene un año y cinco meses de edad y es una bebé independiente, inquieta y muy cariñosa. Así es mi Cami. Hija de mi hermano y mi primera sobrina.

Hoy se levantó con muy buen humor y como es su costumbre se puso a jugar con “chencho” -su primito-. Juntos los dos hacen de las suyas. La primera travesura de hoy fue el ponerse a correr alrededor del álbol de navidad hasta que lo dejaron caer, quedándose atrapado entre las ramas “chenchito”.

El grito y llanto del niño nos alarmó y acudimos hacia la sala a auxiliarlo. Ella intentó quitar las pesadas ramas. Asustada balbuceó palabras que ninguno de nosotros entendió. Quitamos todo lo que chenco tuvo encima y lo levantamos del suelo.

Lo sucedido no fue razón para que Cami llorase. Pues ella, al ver que el niño estaba bien y que a los pocos minutos estaba a su lado, se contentó aun más y ambossiguieron con la rutina de travesuras y juegos. Todo siguió de lo más normal hasta que mi hermana tomó a su niño en brazos y lo llevó para su habitación.

Cami al ver que se llevaron a su compinche se puso de pie, caminó con apuro y en poco tiempo ya estaba metida en la recámara viendo como mi hermana vestía a su hijo con ropa para salir. Ambos se irían de viaje a Piura para enontrarse con mi cuñadito. La niña salió de la habitación y se fue a buscar a su mamá.

Para cuando encontró a su madre, la llevó para su cuarto y lloriqueando pidió que la cambiase con ropa para la calle, sólo quería estar lista también para viajar…

CONTINUARÁ…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s