Palabras que matan

A mitad de semana tuve una inmedible discusión con mi papá. Recordsar el motivo sería en vano, pues no me aliviaría en nada el dolor que pueda yo estar sintiendo en estas últimas horas de mi vida.

Me hirió por primera vez y de muy mala manera. Ni aun cuando tomé valentía y me decidí a confesarle que mi opción no era la que se considera es “normal” dentro de la sociedad me dijo tanta palabra que aparentaba ser más inconosa que un puñal y que hoy en día muy apenado, sobretodo porque todo ese huracán provenía del ser que sirvió de medio para que yo naciera.

Si con el término de mi última relación perdí la ilusión de seguir viviendo, hoy en día tengo rastros de una huella que marcó en mi piel todas esas lágrimas que salieron de mi por impotencia y dolor, mi equilibrio está recuperando poco a poco la dirección que en algun momento tuvo, aun no he logrado que me arrastre la corriente y hoy en día tengo rastros de felicidad que me ayudan a despertar aunque no quiera hacerlo.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s