¡No es por casualidad!

encuentro“Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.

Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única.
Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros.

Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada.

Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad”,

Anuncios

Añoranza

Después de haber transcrito mi anterior post “En el aula” me puse a oir música en la web de mi preferencia, mientras espero que el video que pienso colgar en mi espacio en el Youtube cambie en su totalidad su formato.

Entre las canciones que he oido esta una que interpreta David Bisbal que no sé porqué me recuerda a Genius. Es por eso que he decidido escribir el contenido de tal melodia:

http://www.youtube.com/watch?v=1P1LW2OezFA

bea-y-alvarodavid-bisbal“Sé que por más que me pregunte cómo pudo ser que en tus ojos mi destino haya podido ver, jamás podré saber porqué. Que te haya mirado ya sabía que serías de mi el ángel que esperaba para ser al fin alguien feliz… Quiero ser tu amor eterno, te había esperado tanto tiempo y tu llegaste y mi mundo cambió, borraste todo mi pasado, el cien por cien de mi siempre tendrás, prometo cuidar este amorm cuidar este amor… Sé que si un dia no estas puede ser fatal, que mi vida al revés volvería a estar, me perderé… Si lo que siente es tan fuerte es mi corazón, harém ue nunca digas que esto fue un error lo que nos unió… borraste todo mi pasado, el cien por cien de mi siempre tendrás… mi deuda con la vida, hasta la muerte siempre mio… quiero ser tu amor eterno, te había esperado tanto tiempo y tu llegaste y mi mundo cambió…

En el aula

Escrito Abril, 16 de 2009

Para salir un poco de la rutina, hoy jueves, he decidido levantarme de la cama un tanto más tarde de lo acostumbrado. He llegado para la segunda hora de mi clase del curso de Estadística, y por tal motivo me senté en la última fila de mesas (con lo cual no podía ni oir bien lo que decía el profesor y menois ver lo que escribía este en la pizarra o lo que proyectaba  en el crill).

En este momento está por empezar la clase del segundo curso que tengo al día. Me fastidia mucho el aburridomurmullo de los compañeros, y por eso me he puesto los audifonos para que mis oidos perciban algo más agradable que esa combinación antiarmómica de voces y risotadas.

Estoy con un poco de mal humor ¿y la razón? ni siquiera yo la sé… no puedo afirmar si el motivo es el calor que va en aumento con cada minuto que va pasando… o quizá sea el sueño que aun tengo.

Se puede entender

confundido2La otra vez estuve conversando a través del Yahoo con mi amigo Ale Am, ahora son muy raras las veces que podemos charlar tranquila y amenamente como lo hicimos en tiempos pasados, un buen rato.

Hace varios meses el me contó que habia conocido a un mexicano que le gustaba, pero que del cual no estaba enamorado (el es uno de los motivos por el que él se conectaba cada vez menos). Ya no recuerdo el nombre del muchachito ese, en cambio, si que recuerdo muy bien como le cambiaba la actitud y los ánimos le aumentaban a mil a Ale Am cada vez que me contaba que lo había visto o que habian pasado todo el fin de semana juntos que me llenaba de orgullo y satisfacción al saber que mi amigo era de cierta forma feliz.

Satisfacción y orgullo porque tanto Ale Am como yo somos de las pocas personas que creemos en el amor; y tanto yo como el nos solemos enamorar de las personas menos indicadas. Y esto quedó más que confirmado en nuestra última charla.

Yo me enamoré de Genis y ahora no hay nadie quien pueda sacarlo de mi pensamiento y el pues al parecer se enamoró un poco más de lo debido de ese mexicanito -aunque el no lo haya querido así y se haya esforzado por no llegar a ese punto- ¿es que acaso alguien puede controlar al corazón? ni siquiera yo que me jacto muchísimas veces de ser razonable, pero que finalmente mi esencia de romanticón y mi enemiga sensibilidad siempre surgen y ganan espacio doble en mi.

Yo me he propuesto no fijarme en nadie más, aunque sea bastante difícil de creer esto que hoy escribo.

La otra vez Ale Am mientras charlaba con Ale Am me confesó que las cosas con el mexicanito ese no iban bien y que cada vez se veían menos -esto me lo escribió, pero les confieso que pude sentir su desilusión y pena por lo que le estaba sucediendo-…

  • No encontremos razones Ale Am -le dije… ese muchacho no sabe lo que está perdiendo -le recalque-
  • Quizá le dí mucha importancia -me comentó el-.
  • No es eso… nunca te arrepientas de dar el cariño a una persona que se cree se lo merece -respondí.
  • Pero tu estas logrando no enamorarte -escribió.
  • Hombre es que yo tengo la “ventaja” de que soy un tipo solitario y que en verdad no tiene muchas oportunidades de fijarse en alguien… además ten en cuenta que yo he sido tan lastimado que no deseo volver a pasar por eso en la vida… pero que finalmente no he cumplido ese objetivo, pues me enamoré o me ilusioné con Genis más de lo que era normal… no me tomes como ejemplo, yo no soy modelo de nada, a lo mucho de como un muchacho desperdicia su tiempo y juventud  en pensar tanto.

A una semana

Cualquiera de ustedes podría pensar que a mi me cuesta comunicarme, pero eso es tan falso como la existencia de un elefante rosado -se los digo yo, que soy quien más sabe de mi-.

Son dos cosas muy distintas el no querer decir las cosas a no poder comunicarse con los demás.

hermanaPor cuestiones de mi vida he aprendido a no contar nada referente a mi, a menos que la otra persona me inspire confianza y no sólo eso, me debe demostrar que es merecedor o merecedora de que yo me abra ante el o ella. Pero eso no tiene relación alguna con el no poder comunicarme con los demás. Es más conosco a muchas personas -a los que no considero amigos, pues ya saben que no creo en la amistad- con las cuales puedo pasar un momento charlando de cualquier tema interesante o simplemente matando el rato.

Aunque ya no hablamos tanto como antes, mi hermana es una de las pocas personas que merece confie yo en ella. Es ella quien ha estado al pendiente mio, siempre viendo que hacia y que dejaba de hacer para ir a decirle a mi mamá jeje -como toda hermana diria yo-.

Ella es mayor que mi por tan sólo un año -mi mamá dice que cuando éramos pequeños las personas le preguntaban si éramos o no mellizos- pero es cómo si no tuviéramos diferencia alguna en el tiempo. Recuerdo que la primera vez que nos separamos fue cuando ella empezó a asistir a la escuela y yo por ser menor aun me quedaba en casa a esperar que las horas de la mañana pasaran sin sentirlas y para ello me ponía a jugar con mi monita blanca de peluche -que llegó a sustituir al “topo Gigio” que dejé olvidado en el hotel de unas vacaciones que hice con mis padres-. Tmabién recuerdo que como no podía yo mencionar su nombre claramente le solía llamar “nena”, y es que ella ha sido, es y será siempre mi nena.

Para cuando empecé yo a ir al colegio mi hermana ya era super experimentada en cuestiones educativas, y yo apenas me acostumbraba a estar lejos de casa (en otra oportunidad les contaré como fue mi primer día de escuela, sólo les adelanto que no dejé de llorar hasta después de un rato). Pero ella era quien me dió fuerzas, de una manera muy infantil pero muy bondadosa de su parte. A la hora del recreo siempre estaba yo en su busqueda y cuando la encontraba con la mirada no quería despegarme de ella.

Contaré por primera vez que ella y yo siempre nos poniamos de acuerdo para salirnos del colegio, a veces ella era y a veces era yo quien se enfermeba en pleno horario de clases, se acercaba a la profesora y ésta llevaba al enfermo repentino a la dirección, ya alli nos daban permiso para irnos a la casa. Bueno, ella era y es aun bastante despistada para encontrar una dirección, entonces yo era el encargado de guiar al conserje hacia nuestra casa. Ya alli se pasaba sorpresivamente el malestar y nos poníamos a jugar como que nunca pasó nada.

El tiempo ha pasado. Ambos somos ya adultos. Ella terminó su carrera universitaria, Ella ahora es madre de un niño muy llorón pero lindo y gracioso. Ella en pocos días se separará de la familia para irse a vivir a otra región con quien será su esposo -que es el padre de mi sobrino-.

campanas_topEn una semana se casará y con ello dejará atrás lo que hemos vivido y empezará a hacer su propia historia como madre de familia. Yo estoy super feliz porque ella siempre ha querido casarse y en poco tiempo hará su sueño realidad, sólo espero le vaya bien y le deseo todo lo mejor del mundo.

Le quiero mucho a ella, he aprendido a querer a mi sobrinito; pero a mi cuñado dudo que lo llegue a apreciar siquiera, pero eso es otra historia; y si fue el a quien mi hermana a escogido para compartir parte de su vida, pues ni modo.

Viernes no tan santo

Desde hace mucho tiempo me he dado cuenta que no me siento a gusto con la realidad que me ha tocado vivir, específicamente con la sociedad y las costumbres que se están adoptando en los últimos años. Considero que las personas somos libres, y eso conlleva a que cada uno de nosotros decida lo quiera hacer o dejar de hacer; Dios nos creo libres y seguiremos así hasta el final de nuestra vida.

Por tal razón es que no creo en el destino y menos en esa excusa tonta que he oido muchas veces de personas que se consideran “prácticos” de que un individuo es como es por culpa de su entorno. Primero, el hombre no es esclavo de su destino, las personas no seremos jamás esclavos de nuestras propias vidas y somo nosotros quienes tomamos las decisiones -por ende debemos hacernos responsables de las consecuencias que acarreen éstas-. En segundo lugar, la sociedad no hace al hombre; el entorno no influye en nuestros comportamiento y menos cuando es momento de tomar una decisión -a lo mucho son nuestros sentimientos quienes provocan las decisiones poco pensadas-.

Particularmente me considero mentalmente libre, no me gusta dejarme llevar por nadie. Claro que suelo oir los consejos, sobretodo, los de mis padres -ahora que no está mi abuela-, pero al final soy yo quien decide y no suelo arrepentirme de mis decisiones. Pero si me siento libre intelectualmente, mi alma no lo es.

Otro día hablaré del encarcelamiento injusto que padece mi alma. Hoy quiero dar a conocer mi intolerancia y mi malestar hacia todas aquellas personas que un día como el de hoy, que supuestamente es de recogimiento, autoanálisis y familiar, ha preferido armar las jaranas más bullosas que en el verano no pudieron.

Sinceramente hubiera preferido irme a la playa con mis familiares, como lo hicimos el año pasado, pero no se ha podido por cuestiones de organización y de acuerdos. Este año nos hemos quedado en casa; a mi me molesta demasiado la bulla de la música, de las conversaciones a gritos que mantienen algunos vecinos por aqui -sería mejor que bajaran el volume al equipo de música y así se oirian mejor- y el olor a cerveza y cigarro que de cuando en cuando trae consigo el airecillo otoñal que ya hace en la ciudad.

Este año, también, son los primeros días santos que mi abuela no pasará en su casa.

Cuando me vanía de Piura por ratos pensaba en mi abuela y hasta ahora no puedo asimilar que ella ya no está en este mundo. Aun tengo la necesidad de irle a ver a su habitación y pasarme una mañana o una tarde oyendola o siquiera viéndola dormir. Hay momentos en el día o en la noche que parece oigo su voz, pero en cuestión de segundos viene a mi el darme por enterado que no está viva.

Bueno, ya las ganas de escribir se han ido de mi… es conveniente que deje de hacerlo.