Primero de Marzo

tumba1El sábado por la noche timbra el teléfono de casa, yo me encontraba viendo unos minireportajes por Televisión española (Tve) llamado “Españoles en el mundo”. Ese día entrevistaron a personajes que se han mudado a Shangai. Bueno, volviéndo a lo del teléfono, mi mamá se pasó buen tiempo colgada de el.

Ya para cuando acabó de hablar, el programa de televisión había acabado y yo estaba en mi portátil (inmerso en el inmenso mar que es la internet). Recuerdo que estaba viendo un video de los Bee Gees y me encontraba tan concentrado que para cuando mi mamá me toca el escritorio me hace “brincar” del susto.

Mi mamá me preguntó si deseaba ir al otro día al cementerio. En un primer momento le dije que no, pero ya para cuando me encontraba echado en mi cama listo para dormir me puse a pensar y decidí ir a visitar a mi abuela.

Al otro día me desperté muy temprano y me levanté antes de que mi mamá despertara. Esperé media hora y vi que mi mami ya andaba por la casa y le digo que yo quiero ir al cementerio con ella. Bueno -me dice- alistate y esperemos a que venga tu prima con su esposo porque iremos en su camioneta.

Nos fuimos sin tomar desayuno, ninguno de los dos quizo sentarse a la mesa para tomar un desayuno dominguero. Supongo que ambos estábamos emocionados y nerviosos porque volveriamos a ver a la persona que amamos en común (a menos por mi parte puedo asegurarles que eso me pasa a mi).

Escuchamos el claxón del automóvil y salimos en silencio, pues aun dormía el resto de la familia. El trayecto desde la casa hacia el campo santo es de 25 minutos o algo más -el cementerio está ubicado a las afueras de la ciudad-. De la casa nos dirigimos al mercadillo para comprar los ramos de rosas y claveles (entre rojas, rosadas, blancas y amarillas).

Cuando llegamos nos percatamos que hay profanado una de las tumbas que se encuentran a la entrada del lugar -y salía un olor nauseabundo-. Bueno, caminamos en dirección a la tumba de mi abuela (ella está puesta en tierra, a petición de ella). Allí se encontraba mi primo Willy con su pareja -aunque el no se haya atrevido a decir que es gay, los familiares más cercanos a el sabemos que el lo es-.

De las sensaciones y lo que me pasó por la mente en aquel instante lo contaré en un próximo escrito.

Junto a mi prima y su marido, a mi mamá, a mi primo y a su chico fui, también, a las tumbas de mi tía Daysi (madre de mi prima) y, finalmente, fuimos a dejarle un ramo de claveles a mi abuelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s