Quince días

Hola a todos!

Ha pasado una semana algo “movida” para mi, pero no vayan a pensar que no he tenido algo para escribir en este mi blog. He preferido no publicar nada a presentarles escritos muy malos como los que he estado haciendo, como, por ejemplo, los dos últimos que no tienen un buen final y que sólo los escribí por escribir -claro no alejándome en nada de la realidad-.

Mañana treinta se cumplirá más de dos semanas que no platico con Genius. Me afecta si, pero considero que no puedo hacer algo como para cambiar tal situación. Y estoy seguro que el ya debe haber conocido o fortalecido cualquier posible relación con otra persona… ¡en fin! las cosas suceden por algo.

En realidad quisiera poder olvidarme de el; ya lo logré con Ed y tal vez suceda lo mismo con El. Es difícil pero no imposible de lograr… señores no sirve de nada que yo diga algo más de lo que ya le he dicho y ahora estoy seguro que jamás lo veré en persona y que los momentos que pase “junto” a Genius fueron muy buenos, los disfruté muchísimo y me hubiera gustado que la situación entre ambos no llegase al silencio que hoy envuelve la “amistad” que ambos “tenemos”.

Es que Genius se ha ido como llegó. Vino a mi una madrugada y se despidió una madrugada. He pensado, y aun lo estoy haciendo, en la manera que yo le deba decir adiós para toda la vida. Ya alguna vez le grabé un video y lo colgue en el Youtube para que lo pueda ver, pero creo que no captó la idea; y ahora el volver a hacer eso no me convence mucho…

Seguiré pensando en ello, mientras tanto debo acabar este escrito porque en poco tiempo saldré para Piura a empezar otra semana de estudios y trabajos y caminatas y preocupaciones y cocina y reuniones de grupo y exámenes.

TE ECHO DE MENOS GENIUS!!

Anuncios

Ella

Escrito en Marzo, 17 de 2009  (Martes)

Hoy es la primera vez que mi hermana viaja sola, sólo ella y su bebé. Aunque no se hayan ido tan lejos -están a tan sólo tres horas de distancia-. Y no ha pasado más de una hora y siento que ya los extraño, sobre todo a mi sobrinito.

Enzo es un niño de trece meses de edad, y lo mejor es que ¡es mi sobrino!. Hijo de mi hermana y el primero más cercano que he tenido en la vida. A pesar de que por causa de su nacimiento mi Lucas Bambino haya “fallecido”  (entre comillas porque estoy seguro que aun vive y, en todo caso, si ha muerto en mi siempre vivirá) con el pasar de los meses se ha ido ganando mi cariño.

Le gusta tanto bailar como reñir a las personas (eso lo aprendió de mi mamá que gusta reñir a todos menos a Enzo y mi sobrinita). Y es que realmente se ha robado el corazón de mi madre -pensar que hasta hace poco ella solía decir que no se iba a encariñar de ninguno de los dos bebés-.

Hoy viernes hemos llegado a casa y lo primero que ha dicho mi mamá es que mejor se hubiera quedado en Piura porque estando en casa echará de menos aun más a Encito. Anda buscando la manera y el momento de siempre acabar hablando de su nieto querido. Pero no sólo extraña al niño, sino también a mi hermana quien se la pasa charlando con ella en todo el día.

Llevo toda mi vida viviendo con ella. He compartido buenísimos momentos con ella, también malos momentos. Siempre he confiado en ella y siempre le he querido. Ella siempre ha estado al pendiente de mi cuando estudiabamos y nos veíamos en el patio del colegio durante el recreo, muy a menudo a salido a mi defensa y yo a la de ella.

Hemos jugado, peleado, molestado a los demás, hecho travesuras a mi abuela, pasábamos horas viendo televisión (el show de Xuxa, el show de Yuly, el payaso Popi, los ositos cariñositos, Candy, Marco, los pitufos entre otros más), nos hemos reido y llorado juntos, nos fuimos a estudiar y ahora ella muy pronto empezará una nueva vida y muy lejos de mi.


Aniversario de Talara

fuegos_artificialesSon exactamente las cero horas. Me encuentro sentado frente a la portátil escribiendoles algo, frente a mi está en ventanal que da visión para lo que antes era un gran jardín -hoy reducido a pequeños cuadrados verdes de pasto y eso es-. Ventana que me permite ver reventarse los fuegos artificiales en el negro cielo que cubre la ciudad en esta noche de casi otoño.

Hoy 16 de marzo es el cumpleaños de Talara. Han pasado ya 53 años en que se promulgó por ley que dejaría de ser un campamento para convertirse en una ciudad.

Talara es relativamente joven y en tiempos de antaño fue productora del más del 50% del petróleo producido en el país. Por tal razón se dió el fenómeno de migración… todos querían vivir en Talara.

Este año las autoridades han cometido una “burrada” en haber cambiado la ubicación de la feria talareña. Para empezar el sitio no está preparado para andar y es mucho más pequeño que el verdadero local que acogía a esos talareños que gustan de ir a la feria talareña.

Personalmente no me agrada asistir a lugares tan populares, siento fobia de tan sólo imaginarme un tumulto de gentes aglomeradas. Tal vez son ideas mías, muy tontas por cierto, pero soy asi. Pero si me agrada oir los comentarios de las personas que si van a sitios como esos. Y la verdad que no son muy buenos lo que he oido respecto a la feria talarreña

Sentimientos encontrados

2268213162_280558758f_b¿Qué cosas o momentos en la vida nos pueden garantizar un momento feliz? ¿Y existen verdaderos motivos para que nosotros nos sumerjamos en la tristeza?

En lo personal, creo que la felicidad es como la belleza: algo pasajero y distinto para cada personas. Algunos solemos nacer con la estrella bendita de caer siempre bien a los demás y ser atractivos de alguna manera u otra. Otros nacemos con la bendita estrella de no caer siempre bien a los demás y ser tan atractivos como una chaqueta de cuero en pleno verano.

Otra cosa, es que lo que me puede hacerme sentir feliz a muchos de ustedes no les parecerá causa para estar feliz. Y lo que a mi me parece algo bonito, quizá, varios de ustedes no compartirían mi concepto de belleza.

Hoy, no sé si me siento feliz o triste. No sé ni lo que quiero y lo que no quiero. Estoy con sentimientos encontrados.

No sé como sucedió, y por más que me esforcé para que no se diera, pero me enamoré muevamente.Y me enamoré de alguien inalcanzable y maravilloso, pero yo para el no pinto nada.

Genius! Se metió en mi sin pedir permiso y lo peor es que permití que eso sucediera. Generalmente yo no me suelo arrepentir de nada que yo haya decidido -independiente de que me vaya bien o mal- o de algún sentimiento que haya sentido.

La razón de este desencuentro sentimental interno, que crea emociones inexplicables y que ya he vivido en anteriores oportunidades, es que me he dado cuenta que Genius me ha mentido (sinceramente no encuentro una posible razón por la que el haya decidido ocultarme una verdad).

Estoy decepcionado de el, estoy enojado con el, estoy resentido con el; y, a su vez, estoy que me derrito por el, estoy loquito por el -y es que me gusta tanto-.

Decepcionado porque he descubierto que me ha mentido y sin razón. Resentido porque esa actitud adoptada por el me ha lastimado -así no haya sido esa su intención, estoy seguro que Genius no ha querido eso-. Y molesto porque no soporto que traten de verme la cara de tonto; aunque tenga la cara de idiota o en muchas ocasiones haya aparentado serlo, no ejustifica que las personas me consideren falto de neuronas… ¡eso me enfada muchísimo!

Yo jamás he obligado a las personas a que hagan cosas por mi, estoy acostumbrado a que nadie haga algo por mi, mejor dicho casi nunca nadie ha hecho algo por mi -sólo mis padres y hermanos y también Joseph-. Por tal razón, alguna vez, para cuando Genius me dijo que cuando vendría para Perú se tomaría el tiempo para venir hasta el norte tan sólo para verme le pregunté si estaba hablando en serio -la verdad que me costaba mucho el creermelo pero al provenir de la persona de Genius me hacía mucha ilusión el tener la oportunidad de saber como es el persona, el sentirlo, el verlo y si es posible percibir su aroma-.

Algo dentro de mi me decia que el estaba en Perú. Mi análisis a las palabras, a la actitud, al comportamiento de este para conmigo me hicieron deducir que el estaba aqui. Ahora último lo pude confirmar al ver una fotografía puesta por el mismo en su display del mensajero del Hotmail en donde aparece en unas ruinas hechas por piedras que sólo he visto al sur.

No me incomoda o, mejor dicho, no me duele el hecho de que el no haya querido verme -pues una persona no cruza el charco tan sólo para estar metido en alguna casa u hotel- Yo mismo le escribí un mensaje en el que le digo que no me busque a menos que nazca de el mismo el interés de buscarme, mas no por el hecho de haber sido una de las pocas personas a quien le ha prometido ver en persona.

pisacSoy sincero en confesar que en estos días no tengo ilusión o muchas ganas de charlar con el… hace unos días -y fue para cuando el puso la foto en donde aparece en esas construcciones incas- le escribí una interrogante en dónde le escribí si eso era la India -lugar donde me ha dicho que ha estado-.

Bueno, me despido ya porque debo tomar el bus de la madrugada que sale para Piura… debo descansar para solucionar algunos problemas que tengo con la secretaría de mi facultad.

3005285233_dba3f7f253

Jornada

clockEl lunes 9 empezaron mis clases en la Universidad, supuestamente yo debí quedarme toda la semana en Piura para asistir a mis clases. Un día 9 de hace algunos meses atrás empecé a estar solo conmigo mismo. La semana anterior al 9 la pasé muy mal realmente.

El día lunes viajé para Piura de nadrugada -tomé el bus de las 5 horas-. Fui llegando minutos antes de las 7, pedí un taxi que me llevaría a casa y luego para la Universidad.

Al salir de clases, no tenía muchas ganas de ir a mi habitación y empezar a tener ataques repentinos de memoria o de pensamiento. Así que me dirigí para la agencia de buses que llevan a la ciudad de Chiclayo. Llegué, compré el boleto y partí para aquella ciudad.

Mi intención era celebrar un aniversario más de haberme reencontrado con mi amiga “la Sole”.  Un mes más de andar cabalgando el viento con mi melancolia.

Me escribio

Hoy abrí mi correo electrónico y me percaté que me habia escrito Joseph. Siempre el tan cuidadoso con su escribir -ya sea en los acentos, con los signos de puntuación y hasta con ver si está utilizando el término adecuado para escribirme.

Hoy también se cumple una semana ya desde que dejamos de charlar por mis tardes veraniegas y sus noches de invierno.

Semana en la que ninguno de los dos dejó un mensaje mientras que el otro estaba desconectado, semana en la que ninguno de los dos escribió un correo electrónico dando síntomas de pena por el hecho ocurrido, semana en la que no se envió ni un mensaje de texto de ninguna de las dos partes y semana en la que le esperé como siempre pero el no se apareció.

Yo no soy de buscar culpable ante una situación, yo soy de aquellas personas que invierte el tiempo en encontrar posibles soluciones. Pero recordando y analizando la conversación de aquel día, soy yo el que se siente culpable; no me puedo explicar el porqué no utilicé las palabras adecuadamente, una vez más me expresé de manera errónea.

Me gustaría profundizar y mencionar todo lo que estoy sintiendo en este momento, el decir las palabras que creo debo decirlas y decirles como me he sentido durante esta semana. Pero la promesa que le hice a Joseph no quiero romperla totalmente, porque, si es que ya no perdí su confianza, no deseo perder o distorsionar el concepto que el pueda tener de mi.

Por decisión propia me he quedado sin su amistad. Me siento terrible, pero no queda de otra que seguir conmigo mismo -ya que nunca deje de estar sin mi-. Total, aunque suene terrible, ya estoy acostumbrado a perder a las personas que llego a querer en mi vida -se alejan por mi culpa, de eso estoy más que seguro-.

Sólo decirle que le aprecio y que en verdad llegué a sentir cariño por el. Un cariño limpio y claro -libre de interés alguno-. Y que disfruté con cada minuto que pasé junto a el a la distancia. Y que siempre le escuché -aunque no lo aparentaba- y siempre me interesé por sus cosas -aunque el siempre fue muy reservado-.

HASTA SIEMPRE AMIGO MIO.

fin

Asimilando

Hace un tiempo prometí no volver a referirme a Joseph, hace un tiempo me prometí a mi mismo no volverme a ilusionar con ninguna otra persona y hace un tiempo prometí que sería más atento con aquellas personas que lo fueran conmigo.

La promesa que me hice a mi mismo, aunque di mi mayor esfuerzo, no la pude cumplir. La promesa de ser más atento con cualquier persona -independientemente de su sexo u orientación sexual- tampoco la he cumplido. Y, respecto a la promesa que le hice a Joseph, si que la he cumplido -a menos hasta hoy.

Para empezar, desde siempre he sido una persona de muy pocos amigos, pues no creo en la amistad y estoy seguro que no creeré nunca en esa relación humana, simplemente porque la verdadera amistad no existe y a menudo está basada en el interés-. Siempre he pensado que el tiempo no hace amigos y las personas que consideramos amigos no están siempre por algún lazo de aprecio o porque sienten cariño hacia uno.

Cuando ingresé al jardín de infancia, recuerdo, tuve un amigo con el cual nos vimos durante siete años pero luego a su papá lo nominaron a otra ciudad y así perdí a mi primer amigo. Con los años el regresó a la ciudad y se inscribió en el colegio, pero ya no era lo mismo la relación amical, a menos yo si tuve intención de que volviéramos a ser los amigos de antes, pero el tiempo pasa y las cosas cambian, los pensamientos y los sentimientos de las personas también.

Quizá ese “descuido” cociente por mi razón pero inconciente de mis sentimientos hizo que mi amigo Ale Am se pusiera para mi como no conectado. Hace unos días pude “descubrir” que el hacía eso. No pienso reclamarselo, pues creo que el debe tener sus motivos para haberlo hecho. La verdad que no es necesario que me pongan sin admisión, me basta con que me digan: hoy no quiero hablar contigo, les juro que no insistiré; es más yo no suelo saludar a nadie cuando le veo conectado porque pienso que debe estar haciendo algo o charlando con alguien mas, asi que me conecto al mensajero y lo dejo abierto -yo me pongo a hacer cualquier otra cosa-.

Luego que yo le escribiera un correo a Genius diciéndole lo que sentía por el, recibí un correo de su parte muy agradable y con el cual me dejaba muy confortado.

A los dos días de haber fallecido mi abuela estuve charlando con el por el mensajero del hotmail por última vez (noche en que me pidió mi dirección nuevamente, según el para enviarme una postal, que por cierto mañana será un mes y la postal no llega aun, bueno, también me dijo que nos veríamos muy pronto). A los días me entero que el había viajado a un lugar que hasta el momento desconozco el nombre y no tuvo la gentileza de avisarme, hace dos semanas que el ya está de regreso, se ha conectado dos veces, le he dejado mensajes pero no me responde, no me saluda… eso es señal de que no tiene ganas de hablarme.

Hoy me referiré a Joseph. Mañana se cumplirá una semana que no converso con el; y hoy se cumple una semana de la fortísima discusión que tuvimos ¿acaso llegó el final de mi relación amical con el?.