El regreso de Ale Am

Es mi costumbre entrar dos veces al día a la internet, con ello a conectarme a mis dos mensajeros de platicas, si es que no tengo algo pendiente que hacer.

Bienvenido a tu casa Ale Am!!!... de tu amigo Cesarin.

Bienvenido a tu casa Ale Am!!!... de tu amigo Cesarin.

El día de ayer, jueves, me desperté muy tarde, pues la lluvia de la noche anterior duró hasta las primeras horas del amanecer; después de haber pasado un día sin novedad, me conecté a las 22:30 horas y al abrir el Yahoo sale el recuadro de “mensajes sin conexión”. Efectivamente había recibido tres a cuatro líneas de oraciones; era Ale Am avisándome que ya se encontraba en Estados Unidos luego de sus medianas vacaciones en su país de origen (Guatemala).

Me dió muchísimo gusto el que se haya tomado el tiempo de avisarme, y el gesto de decirme que ya estaba en su casa es un detalle que refleja lo que es el: un hombre gentil y muy buena gente, un tipo bonachón que siempre -aunque yo no esté con ánimos subidos- me arranca una sonrisa.

Decido no responder a ese saludo -quise esperar saludarle directamente y no por esos mensajes-. Ale Am para mi es tan “amigo” como lo es Joseph, ambos han sido, son y quiero suponer que siempre serán hacia conmigo como lo han estado siendo.

Ha llegado algo subido de peso, imagino que la comida de su país debe ser rica -aunque no mas que la peruana-; está con un bronceado, la verdad, envidiable; lo he visto más relajado; llevaba un collar de aquellos que usan los estrellados de rock; y lo mejor de todo es que ha decidido pasar la página de lo que el denomina su “amot prohibido”, que desde hoy para el será el “inombrable”.

Recuerdo que cuando le conocí (a Ale Am) le mentí que me encontraba muy cerca a Washington D.C., mientras que en realidad me  hallaba en mi habitación de soltero en la casa de mis padres. Yo hasta el momento no he estado en esa ciudad estadounidense, lo que sé sobre aquella ciudad lo he aprendido de libros y de Ed -quien me contaba mucho sobre esa zona- entonces utilicé todo mi conocimiento para sustentar mi fantasía y seguir así comunicándome con Ale Am.

Es más nunca habíamos hablado antes. Yo le agregé a mi lista del Yahoo por mera curiosidad y por si se descuidaba enfocaría por error su rostro y de esa manera me enteraría quien era ese “pervertido” que todas las noches solía, ¿o suele mostrar?, a través de su cámara web películas rojas que enseñan de muy mala manera el acto más puro que pueda darse (hacer el amor).

Así me pasé algunas noches hasta que un día, no recuerdo si fue el o yo, llegó el saludo… y empezó la maratón de palabras. Como dije yo le conté que me encontraba en un condado muy cerca a Washington pero que por la tarde del día domingo llegaría para hacer algunas compras antes de regresarme a mi país.

En aquella madrugada se dió entre los dos algo que el denomina “química” -existiéndo por mi parte un interés de amigo, y quiero pensar que por su parte también-. Eso a lo que Ale Am denomina “química” le hizo invitarme a caminar por alguno de los lagos artifiales y que el encuentro acabase en un Capuccino sentados en alguna cafetería del centro de la ciudad.

Llegó el Domingo y, debido a la distancia, no pude asistir a la cita aquella tarde y por la noche no me conecté porque me sentía muy avergonzado y afectado por haberle mentido. Aquellas horas las dediqué a encontrar una manera de cómo decirle a alguién como el que le había mentido muy frescamente.

msnartepshopA la noche del Lunes me conecto y rogaba al cielo y a todos los santos que no se conectara porque aun no había formulado una excusa que sea creible y que el no quiera “alejarse” aun más de mi. Pero como ni las santas, mucho menos los santos, me quieren se conecta una hora después de yo haber entrado en sesión.

Sin saludarlo le comenté que tenía algo que decirle, le confesé lo que en esa situación era algo parecido a la verdad y después de acabar como “broche de oro” le digo que si el quiere está en todo su derecho de no querer seguir charlando conmigo y así dejar de ser amigos.

De esa confesión ya ha pasado más de un año. El ha regresado y quiero pensar que seguiremos conversando cada noche, llorando nuestras penas, riéndonos de nosotros mismos y de uno al otro, intercambiando páginas webs de juegos en línea, en otras palabras, seguiremos siendo los amigos de siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s