Es parte de crecer

Hace dos días se festejó la bajada de los  reyes magos, y aunque en Perú no celebremos ese día y pase casi desapercibido si no fuese porque todos los días séis del mes de enero se deben desmontar todos los adornos que hacen alusión a la Navidad en cada casa peruana.

Un amigo de la península ibérica me preguntó si ya habia hecho mis pedidos a estos personajes enigmáticos (de los que no estoy seguro si existieron o no).  Pero aun así, yendo en contra de mis creencias, les hice no uno sino un montón de pedidos a los reyes mágicos que de alguna u otra manera hacen aparecer en muchas ocasiones los regalos que les escriben los niños en cartas con mucha ilusión. Bueno, mi ilusión no es definitivamente como la de un niño, pero si tengo fe que me cumplan los deseos escondidos muy dentro de mi y que se los di a conocer.

Dicen que es de muy mala suerte decir lo que se pide, es por eso que sólo les puedo decir que no deseé para mí, sino para las personas que quiero.

losreyesmagos-nataliaromero-decastellonCreo que cada vez me hago más viejo, no me refiero a lo físico, ya que ese tema siempre me ha tenido sin cuidado; y cómo estoy seguro que el cuerpo tarde o temprano mi cuerpo se pudrirá en un cajón o volverá a ser ceniza si es que es incinerado, es que no me preocupo en hacer ejercicio alguno para mantener o lograr siquiera un cuerpo atlético (y es que toda mi vida he sido tan delgado que hay veces que olvido tener cuerpo de humano y me considero un alfiler, o como me decían mis ex compañeros de trabajo de un cine local: una flecha -cualquier cosa, menos un humano-). Pero, bueno, me refiero a que cada vez me hago más viejo mentalmente, cada vez me es más dificil poder pensar superficialmente y no darle tantas vueltas a un tema (que para algunos puede no ser tan importante, pero para mi puede estarse jugando hasta mi vida propia).

Soy sincero y creo que ya no tengo una ilusión de vida, y no es porque yo esté solo, en otras palabras sin un amor. Quizá esa ilusión se esfumó, o mejor dicho, se salió de mi en las lágrimas que se han escapado de mi. Es por eso que yo no pienso tanto en mi, sino en los demás, como mis hermanos o mis padres -y ahora mis sobrinitos; de los amigos me acuerdo muy poco o casi nunca, sólo con Joseph me está pasando algo distinto (siendo el mi único amigo) y, también, está Ale Am (que por cierto ayer me dejó un mensaje mientras yo no he estado sin conexión; en esos mensajes me dice que aun está en Guatemala disfrutando de sus vacaciones. Me alegro por el porque al igual que yo disfruta de estar en familia, aunque lo que diferencia ambas situaciones, es que a el le dan la atención y a mi, bueno, a mi sólo me saludan y más nada). Ale Am también es un buen amigo, pero el no soporta que yo le llegue triste a una sesión de charla con el; en cambio, Joseph si, el me ha soportado mucho y espero me siga soportando porque el es mi guía. Es mi pata, como decimos a los mejores amigos en Perú.

Upss! qué costumbre la mia de acabar hablando de los demás. Pero me pregunto ¿qué sería de mi sin ellos?… el tenerles es el mejor regalo que he podido recibir hace más de un año… incluyendo a Genius.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s