Sin puerto

¿Cuántas clases de amor existen? ¿Es posible amar ciegamente? ¿Qué has sido capaz de hacer por amor? A mi parecer no existe una clasificación del amor en general, somos los humanos quienes nos clasificamos entre nosotros mismos; el amor es uno sólo y no es para nada doloroso, ni mucho menos complicado.

No es que se ame ciegamente, sino que habemos personas en que cuando amamos nos entregamos totalmente y en plenitud. Yo si creo en el amor, aunque no me haya ido nada bien, pero aun creo que es este quien hace “cambiar” a las personas de alguna manera. Las dos veces que he amado he sido el hombre más feliz de este mundo, he vivido lo más buscado y poco encontrado entre nosotros. He amado y he sido amado.

Cuando se ama sinceramente nada es basto. Creo, y es lo que me hace sentirme bien conmigo mismo y con los dos hombres que han sido importantes en mi vida -dejando de lado a mi padre- , haber hecho lo que consideré estaba bien en cada diferente momento que haya vivido con ambos en distintos tiempos. Lo que recuerdo en este momento es la vez que me gasté el dinero de dos mensualidades de mi Universidad, dinero que utilicé para poder viajar hasta la capital y presentarme a una entrevista en la embajada de los Estados Unidos en mi país; no me importó si después de ello tendría problemas en casa y hasta en mi centro de estudios, pero lo hice movido por el amor y el deseo de querer estar al lado del hombre a quien amaba, aquel hombre que me enseñó a amarle pero jamás me enseño a olvidarle y aprendí con mucho dolor; ahora considero ese hecho como una locura porque después de haber viajado hasta alla sin avisar a nadie de mi familia y llegar hasta  Lima sin mucho dinero e ir a incomodar a una de las señoronas primas de mi papá es mucho ya.

No estoy de acuerdo en considerarlo una virtud, más bien todo lo contrario, uno de los más pesados defectos que se puede tener; y es que el no poder ocultar mis sentimientos hacia una persona -sea de amistad, admiración o de enamoramiento- de veras que me ha traido muchos más de un problema. Si, no sólo me sucede cuando estoy enamorado sino también cuando llego ha apreciar a alguna persona.

Es lo que me ha pasado con Pedro -el pintor barcelonezco- que ha considerado conveniente “congelar” nuestra amistad. Y si, aunque no me guste la idea, considero es lo más adecuado para ambos -sobre todo para él-. Pues lo menos que yo deseo en la vida es hacerle daño a alguien, y el ser la causa de  broncas -que quizá sólo se estén dando en mi mente- entre su pareja y el es lo que  no quiero. Reconozco me da pena, pero yo no puedo hacer mucho, es la realidad que está en mi y es la que debo vivir y asimilarla; yo no puedo lograr que el esté a mi favor si apenas me conoce, también es probable que yo esté en desventaja porque no nos use siquiera un sentimiento de cariño sino solo de aprecio mutuo y de un interés recíproco. Qué buena persona es la que tiene a su lado el chico que vive con el, realmente ha tenido mucha suerte de encontrar a alguien como Pedro, alguien que se haya atrevido a mudarse para aca sin pensarlo dos veces y por el simple hecho de que lo ama, alguien tan serio y fiel, alguien que sobretodo siempre lo tiene presente.

Yo no soy envidioso pero aunque esté resignado a pasar mis días en soledad cómo me hubiese gustado mucho encontrar a un hombre como el… pero a quien trato de engañar, es lo que más deseo en la vida… quiero dejar claro que jamás le echaria el ojo a un hombre que esté comprometido con alguien más, eso sería denigrarme como persona y estoy seguro que no podría vivir tan tranquilamente sabiendo que esa felicidad se basó en lágrimas de alguien… me sentiría muy mal.

Aunque yo siempre me he defendido solo y jamás he necesitado de alguien para que saque cara por mi. Me he sentido muy bien cuando he tenido alguien que se preocupara por mi, alguien que me mimara, alguien que me hablase con bonitas palabras, alguien que me diese la seguridad de que me amaba en realidad, alguien que mostrara a diario el interés de amor hacia mi…

Los amores se marchan y son los amigos lo que nos quedan, es mi caso con el señor vasco. Que después de que hayamos pasado un buen rato de charla por la madrugada -mi tiempo- se daño hoy por la tarde -también mi tiempo-. O es que yo soy alguien demasiado “cerrado” o es que el es poco gracioso. Como sea ya quedan pocos días para que de inicio a sus vacaciones navideñas con su pareja al sur de España, tiempo en que dejaremos de comunicarnos. Debo admitir que me hará muchísima falta porque el siempre estaba dispuesto a leer mis penas, mis ilusiones entre otras cosas… pero tal vez es mejor que haya sucedido de esa manera el adiós porque en verdad no me agradan las despedidas y la suya sería una de las más dolorosas para mi… es que le quiero como el “pepe grillo” que es para mi.

Cómo sucedió también con Ale Am, el actualmente está de vacaciones en su pais de origen, se fue a pasar un tiempo con su familia ya que en Estados Unidos no es posible tener un contacto más cercano con los seres queridos.

Para terminar quiero decir que por ahora no tengo un puerto donde llegar… y la persona que me interesa realmente no da señales de vida… y las veces que hemos charlado últimamente han sido muy cortas de tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s