Alérgico a los hospitales y clínicas!

SI me preguntan ¿Cèsar, de todos los lugares existentes a cual de ellos no te gusta ir? para dar una respuesta no debo pensarlo ni una sola vez y respondería sin duda alguna: los hospitales! -creo que a muchos de ustedes les sucederá y pensarán lo mismo que yo-.

Desde pequeño para mi son sinónimo de dolor, de consumo y de muerte -y no, no es pesimismo ni nada que se le pueda parecer-. Si bien se han creado esos lugares con el fin de dar soluciones a los problemas de salud que se nos presenten a lo largo de nuestras vidas, muchas veces no está en manos de los médicos o enfermeras el sanarte sino el de darte una mejor condición de vida, solo se encargan de “distraer” ese dolor que puede arrancarte hasta el misma alma.

falta_medios2El sólo sentir el frío que te transmiten las paredes de esos pasillos largos que parecieran nunca tener fin; el ver al personal médico vestidos como almas blancas; el oir la mezcla de un llanto nuevo de aquel ser que llega a este mundo y el llanto que poco a poco se va apagando de un ser que se va despidiendo de este mundo acompañado de un dolor terrible; el oler ese fuerte aroma que se desprenden de las medicinas y el degustar ese sabor amargo de aquel líquido de espera que es el café junto con el sinsabor que te da a probar la impotencia de presenciar y no poder hacer nada para que la persona que se quiere tanto se levante de esa cama tan sana como lo estuvo antes; todos estos detalles provocan en mi una actitud de repelencia hacia estos “sitios de salud”.

Pero hoy me atreví a ir a una clínica después de muchos años. Fue el amor hacia mi abuela quien me hizo tomar esa decisión de salir de casa, solicitar un taxi por teléfono e ir junto a mis padres a hacerle una “visita” -aunque esta vez la anfitriona no tuviese ganas ni siquiera de responder a un hola-. El haberla visto llena de vida hace algunos años atrás y verle ahora tan demacrada y muy desmejorada -producto de su pesar y la edad- terminaron por minar mi corazón y hacerme caer en una pena inmensa que hasta el momento me dura.

marcel_marceau_thumbLa mayoría de mis familiares tienen la esperanza de que todo salga bien, será por el amor que sienten o el no querer abrir los ojos hacia la realidad, pero yo creo que los días de mi reyna están contados, presiento que será así. Realmente me tragué el llanto para no hacerle sentir más mal de lo que ya debe estar, pues ella siempre me ha pedido que sea fuerte y ha pedido a todos que no lloren su muerte si es que se da.

Mis presentimientos fallan muy poco a veces, y al salr de la habitación se originó un huracán de aire frio dentro de mi. Sé que ella se tiene que ir y en cualquier momento me darán esa noticia que no deseo llegue. Sólo espero estar allí cuando ella se tenga que ir -no puedo evitar llorar en este momento, mi querer hacia ella es demasiado fuerte y no quiero que ella me deje, no quiero quedarme solo, me quiero ir con ella-, sólo le pido a Dios me de la oportunidad de despedirme de ella, de mi reyna, de mi tutora, de mi guía… ella lo es todo para mi :(.

Verla echada alli me rompió el corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s