Nuevamente solo… pero feliz

dios

En varias ocasiones de mi vida he deseado con todas mis fuerzas volver a ser niño. Hoy más que nunca, en estos momentos difíciles que estoy viviendo a flor de piel, anhelo volver a ser niño -aunque nunca me he refugiado tras las faldas de mamá o los pantalones de papá- para no pagar el precio demasiado costoso que es el vivir.

Les diré que uno de los planes que hice con Ed fue el ir juntos a la Iglesia o a cualquier otro templo para dar gracias a Dios por permitirnos estar juntos en la vida, por darnos esa oportunidad de habernos encontrado el uno al otro y pedirle que hiciera fuerte “nuestro amor”. Como habran leido en mi anterior anotación eso no podrá darse en esta vida ni en ninguna otra.

Después de una larga velada con ideas y recuerdos, y de no dormir en toda la noche, me levanté del sofá me dí cuenta que ya había amanecido -menos mal que nadie en casa había notado que me pasé la noche en el sofá de mi sala-. Esperé a que sea una hora prudente y esté abierto la iglesia de mi localidad para ir a orar, darle gracias al Creador y pedirle fuerzas para soportar este y los otros golpes que vendrán a mi, porque sé que no volveré jamás a ser niño pero si llegaré a ser feliz conmigo mismo, sólo debo volver a acostumbrarme nuevamente a vivir conmigo mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s